¿Tecnología? No. Samsung hace algo mucho más genial

sport04-1280x853.jpg

Están sucediendo muchas cosas en Samsung Electronics Co. Sus pantallas OLED son la novedad del momento, sus productos de memoria tienen una gran demanda y sus teléfonos inteligentes disfrutan de un permanente respaldo de los consumidores.
Pero a medida que todos analizan en detalle cada una de las unidades de negocios de Samsung para adivinar el pasado, presente y futuro de la compañía de tecnología más poderosa del mundo, quiero dar un paso atrás para tener una visión más amplia de lo que significa para los inversores.
Una de las declaraciones más significativas del informe de ganancias del cuarto trimestre de Samsung fue su pronóstico de una disminución en el gasto de capital este año. Francamente, eso tiene sentido. Los desembolsos aumentaron el año pasado a medida que la empresa ampliaba la capacidad en memoria NAND y DRAM, así como las pantallas OLED. También duplicó su pago de dividendos luego de la presión de los inversionistas activistas.
Si bien ninguna de las medidas dañó demasiado el balance general, los inversores deberían sentirse aliviados de que esta escala de gastos no se repetirá en 2018. El efectivo de Samsung aumentó a un récord de US$78.000 millones, ayudado por una moneda más fuerte de Corea del Sur, y está cerca de niveles récord cuando se denominan en won. Suponiendo que los ingresos y las ganancias crezcan este año, una menor inversión de capital debería generar aún más flujo de efectivo libre en 2018.
Samsung anunció el miércoles que realizará una división de acciones de 50: 1, una estrategia para reducir el precio de sus acciones con el fin de aumentar la liquidez de las operaciones. Esa medida sigue a una recompra de 9,2 billones de won (US$8.600 millones) que tuvo el efecto de aumentar el precio de las acciones, pero no entregó el dinero directamente a los inversionistas. Y esa recompra solo fue equivalente a alrededor del 10 por ciento del efectivo disponible en ese momento.
Pero lo que está por venir es dónde radica el valor real de Samsung. En octubre, la empresa se comprometió a duplicar los dividendos este año y mantenerlos en ese nivel hasta 2020. El costo total será de 29 billones de won en tres años. Dado el sólido flujo de caja libre, alrededor de 10 billones de won en dividendos anuales apenas harán mella en el balance general.
A principios de este mes, insté a los inversores de su archirrival Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. a que no se concentren demasiado en los motores a corto plazo (como la minería de criptomonedas y la inteligencia artificial). Estos son, por supuesto, importantes para las ganancias y los ingresos de cualquier empresa. Pero al igual que TSMC, los inversores de Samsung deben vigilar el premio mayor: cubos de efectivo y la disposición de la administración para repartirlo.
Bloomberg.-

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *