19. abril 2019 República Dominicana29°C

¿Tener un mal jefe te hace propenso a serlo tú también?

Jean Garrido12 febrero, 20194min502
20150821084816-Badboss1300px.jpeg

Los jefes tóxicos perjudican a los empleados en incontables maneras, por ejemplo, bajándoles el ánimo, disminuyendo su bienestar y aumentando el conflicto trabajo-familia. ¿Cuándo prolongan los supervisores el maltrato en las empresas, cuándo no y por qué?

Para comenzar a responder estas preguntas, recurrimos a las investigaciones existentes procedentes del mundo no empresarial. Por ejemplo, el psicólogo Albert Bandura desarrolló una teoría social cognitiva para explicar cómo el comportamiento —incluyendo el comportamiento del maltrato— es aprendido a partir de un modelo.

Para que un modelo tenga éxito, sostenía Bandura, el observador debe prestar atención al comportamiento modelo, recordar este comportamiento y tener motivaciones para reproducirlo.

Sin embargo, a pesar de lo que sugiere esta teoría, otros estudios demuestran que muchas personas no presentan el comportamiento observado.

Estos grupos de investigaciones contradictorias indican que no están bien comprendidos los procesos que interrumpen los ciclos del maltrato.

Así que recurrimos a investigaciones sobre la identidad y la identificación para comprender cuándo y por qué los supervisores maltratados en especial podrían cambiar el rumbo y ser unos líderes menos agresivos y más éticos.

Probamos nuestra idea en varios estudios y descubrimos que cuando se desidentificaban de su gerente, quienes sufrieron maltrato mostraban comportamientos de liderazgo más éticos que los que no fueron maltratados.

En otras palabras, ser maltratado por un gerente ficticio y considerarte como alguien diferente de él o ella hacía que los participantes fueran más éticos que los participantes que no fueron maltratados.

Por el contrario, cuando los supervisores se basaban menos en su identidad moral, el maltrato por parte de sus gerentes no daba como resultado ninguna desidentificación importante. ¿Entonces, qué deben extraer de nuestra investigación los empleados y los líderes?

Las personas podrían ser capaces de vacunarse contra los maltratos de sus supervisores mediante la desidentificación, la cual puede conducir a un comportamiento más ético y menos agresivo.

Esto sugiere que el ciclo de maltrato no es inevitable en las empresas.

Sin embargo, para que los intentos de provocar un cortocircuito en el modelo de malos comportamientos tengan éxito, las empresas deben elegir supervisores que tengan identidades morales sólidas, o trabajar para fortalecer las identidades morales de los gerentes actuales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.