Tesla rechazó sociedad con Uber

Revista Mercado16 mayo, 20174min640
Tesla.jpg

El CEO de Uber Technologies Inc., Travis Kalanick, contactó al CEO de Tesla Inc., Elon Musk, el año pasado para proponerle asociarse en automóviles autónomos, de acuerdo con un próximo libro.

La conversación se produjo después de que Apple Inc. invirtió US$1.000 millones en Didi Chuxing, entonces un competidor feroz de Uber en China. Kalanick propuso a Musk unirse contra Apple, según Wild Ride, un libro de Adam Lashinsky de la revista Fortune cuyo lanzamiento está previsto para la próxima semana.

“Le dije: ’Mira, deberíamos asociarnos”, recordó Kalanick en el libro. “Elon pasó el resto de la llamada convenciéndome de que era demasiado descabellado y no realista, y que debería limitarme a lo que hacemos mejor y enfocarme, o que de lo contrario estropearía todo. Fue entonces cuando supe que Tesla estaba compitiendo”.

En ese momento, Tesla estaba lanzando el sistema de conducción semi-autónomo Autopilot en sus vehículos, y el trabajo ya estaba en marcha dentro de Uber en su propia tecnología de auto-conducción. Mientras Musk hablaba con Kalanick, uno de los altos ejecutivos del CEO de Uber se enteró por un ejecutivo de Tesla que los automóviles autónomos eran una prioridad para el fabricante de automóviles, dijo Kalanick en el libro.

Días después de la llamada, Musk publicó un plan de 10 años para Tesla. El manifiesto de 1.500 palabras, publicado en julio, incluía una propuesta para un servicio similar al de Uber que permitiría a los dueños de Tesla ganar dinero alquilando sus roboautos. Una persona cercana a Musk dijo que rechazó la oferta de asociarse con Kalanick, pero que no trató de disuadir al director general de Uber de trabajar en los automóviles autónomos. Portavoces de Tesla y Uber se negaron a comentar.

Uber trabaja con Daimler AG y Volvo en los automóviles autónomos, y Kalanick ha expresado durante mucho tiempo su admiración por Tesla. Steve Jurvetson, un inversionista en el fabricante de automóviles, dijo en 2015 que Kalanick quería comprar 500.000 Teslas si fueran totalmente autónomos para 2020. Desde entonces, Uber cedió en la batalla con Apple en China y vendiendo su negocio allí a Didi.

Como Uber ha encarado varias crisis este año, la alta dirección y los inversionistas han comenzado a mirar a Tesla con envidia. Musk ha recibido relativamente pocas reacciones adversas por su cercanía con el presidente Donald Trump, mientras que Kalanick se enfrentó a un boicot. Otro escándalo en Uber se relaciona con su programa de automóviles autónomos. Está intentando defenderse de una demanda de Alphabet Inc. que afirma que el proyecto de Uber se benefició de secretos comerciales robados. Uber niega la reclamación. Alphabet dijo esta semana que está trabajando con Lyft Inc., el principal rival de Uber en Estados Unidos, para probar autos autónomos en la carretera.

La turbulencia en Uber hace que sea improbable que realice una oferta pública inicial a corto plazo. Sin embargo, eso no ha impedido que Kalanick explore las posibilidades. En Wild Ride, él y su principal negociador, Emil Michael, hablan sobre varias estrategias no convencionales para que la empresa cotice en bolsa en una conversación con el autor. El libro enmarca la conversación como una que no debe tomarse demasiado en serio.

Bloomberg.-

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *