Toshiba prevé pérdida récord por quiebra de su división nuclear

dc-Cover-p9jgrl2340jp899thpr1d2v1q3-20161227074551.Medi_.jpg

Toshiba Corp. pronosticó que sus pérdidas anuales podrían más que duplicarse a un récord de 1,01 billones de yenes (US$9.100 millones), en tanto su división nuclear estadounidense Westinghouse Electric pidió protección judicial para evitar la bancarrota de acuerdo con el Capítulo 11 de la ley de quiebras.

La debacle de Westinghouse, en otro tiempo eje central de los planes de Toshiba para diversificarse de la electrónica de consumo, corona una trayectoria desastrosa del conglomerado japonés conforme los retrasos de los proyectos afectaron las utilidades del negocio de las centrales nucleares. La compañía ahora ha puesto en venta su preciada división de chips de memoria mientras se recuperaba de un escándalo de manipulación de cifras de ganancias que les costó la cabeza a varios altos ejecutivos.

Westinghouse, con sede en Pensilvania, cuya tecnología es la base de casi la mitad de las unidades atómicas del mundo, viene lidiando con retrasos en los proyectos en Georgia y Carolina del Sur, lo que llevó a las reducciones de capital de Toshiba. Las pérdidas previstas por la sociedad controlante japonesa marcarían un récord para un fabricante japonés, según los datos que reunió Bloomberg, y llegan a más del doble de la proyección de 390.000 millones de yenes que dio la compañía el mes pasado.

“Tienen que poder empezar a transmitir confianza a la gente respecto de cuál será el pasivo máximo, pero cada vez que ofrecen una estimación, la pérdida se vuelve más y más grande”, dijo Zuhair Khan, analista de Jefferies en Tokio. “No creo que esta sea la última cucaracha que veamos salir de Toshiba”.

El máximo ejecutivo de Toshiba, Satoshi Tsunakawa, dijo que no hay riesgo de que la compañía sufra más pérdidas por los proyectos nucleares en el extranjero.

“La presentación que hoy hizo Westinghouse es un paso importante hacia la recuperación”, señaló. “También está en consonancia con nuestro objetivo de limitar el riesgo de las instalaciones nucleares en el extranjero”.

Westinghouse dijo en una declaración que obtuvo US$800 millones de financiamiento de deudor en posesión para contribuir a financiar la reorganización. La compañía ha acordado con los propietarios de los desarrollos de su reactor AP1000 continuar con los proyectos durante un período de evaluación inicial, y seguirá trabajando en China, dijo la empresa.

Toshiba dio a conocer una deuda de US$10.000 millones para Westinghouse y otra división. La división nuclear presentó la solicitud de protección judicial ante el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York y propuso nombrar a Weil, Gotshal & Manges LLP como asesores legales, a AlixPartners LLP como asesores financieros y a PJT Partners Inc. como banqueros de inversión, sujeto a la aprobación judicial.

“Hubo señales de advertencia cuando Toshiba retrasó la publicación de los datos financieros a comienzos de este año”, dijo Emmanuel Chua, socio sénior de Herbert Smith Freehills en Singapur. “El gran interrogante es si el plan y el proceso de reestructuración presentan oportunidades reales de cambio o si simplemente se trata de un ejercicio para ’ganar tiempo’”.

Las acciones de Toshiba cayeron 23 por ciento este año después de avanzar 13 por ciento en 2016. El pronóstico de pérdidas se anunció después del cierre de las operaciones bursátiles del miércoles.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *