Tradición familiar que se remonta a 1901

tradicion-familiar.jpg
El mundo de la moda masculina siempre ha sido un buen negocio, contrario a lo que pudiera pensarse si se compara con la gran oferta que hay de tiendas de ropa femenina. Establecimientos como Anthony’s son toda una tradición entre los caballeros dominicanos, y confirman que también hay un público atento a las últimas tendencias masculinas y que es capaz de consumirlas.

En 1978, la familia Chahín, artífices de la tienda, estaba lista para abrir las puertas de la primera tienda Anthony’s. Diciembre fue el mes acordado, y Plaza Naco el lugar seleccionado. Una fecha y un local comercial que no podían ser más estratégicos por los beneficios que reportarían a corto plazo.
Comienza así la historia de este negocio que se ha mantenido innovando desde sus primeros años de operaciones, cuando Antonio Chahín Mufdy y su esposa, Esther Lama de Chahín, decidieron establecerse en la ciudad de Santo Domingo para estar más cerca de sus hijos y apoyarlos en sus inquietudes empresariales. Para entender la gran tradición comercial de esta familia es necesario dar marcha atrás en el tiempo y remontarnos a nada más y nada menos que al año 1901, cuando el tronco de la familia, don Nicolás Chahín (1881-1945) arribó a la ciudad de San Pedro de Macorís procedente de Beiht Hala, cerca de Jerusalén.

Empezó como buhonero,vendiendo su mercadería de casa en casa, y sus esfuerzos fueron tan meritorios que, poco a poco comenzaron a verse los frutos de su trabajo, pues logró instalar una tienda en El Seibo, donde finalmente se estableció y contrajo matrimonio con Maria Mufdy, en 1908. De esta unión nacieron 10 hijos, herederos de esa pasión por el trabajo que, desde joven, mostró Nicolás. Al correr los años, los negocios prosperaban, y al llegar su hermano, Domingo, desde la misma ciudad, estableció una firma comercial.

En 1930, el cuarto hijo de don Nicolás, Antonio Chahín Mufdy, asumió los negocios de importación y venta de tejido y vestimenta, mientras su padre se dedicaba, mayormente, a la producción ganadera. En 1941, Antonio logra independizarse del grupo familiar y se asocia con su hermano Andrés, para comenzar una tienda que fue llamada “Los Muchachos”, nombre que el pueblo le dio por ser sus fundadores dos muchachos tan jóvenes y emprendedores. Andrés se mantuvo en la empresa hasta 1970, cuando decidió trasladarse a la ciudad de Santo Domingo, quedándose Antonio como único propietario del establecimiento.

En 1976, Antonio Chahín decide retirarse de los negocios y trasladarse a la ciudad capital donde ya estaban sus hijos estudiando. Luego de dos años de inactividad comercial, tanto él como su esposa toman la decisión de respaldar a sus hijos, lo que dio como resultado la creación de Anthony’s. En sus primeros años, el negocio se concentró en ropa para caballeros, y la mercancía era de producción 100 % local, gran parte de ella hecha en los propios talleres que instaló la empresa.

En la actualidad, los negocios siguen uniendo a la familia, y Antonio Nicolás Chahín Lama es el director administrativo; David Andrés Chahín Lama, director comercial, y Marco Antonio Chahín Lama su director de operaciones.

Desde hace unos años, la tercera generación se ha integrado a la empresa, representada por Rosavi Chahín Babún como gerente de mercadeo y publicidad, Graciela Chahín Naranjo como gerente de relaciones públicas, Jonathan Scheker Chahín como gerente de tráfico, Jaaziel Chahín Babún como gerente de compras locales y Dedier Chahín Mejía como el gerente de logística.

En sus casi cuatro décadas de operaciones, la tienda Anthony’s tiene muchas historias y anécdotas. Antes de tener pensado abrir en el local de Plaza Naco, iban a abrir la tienda en un edificio que habían construído en la Avenida Bolívar, donde hoy en día está el Edificio Chahín. El mismo día de la inauguración, don Antonio tuvo la corazonada que no era el lugar indicado, pues quería un sitio más dinámico. Dos meses después apareció un anuncio en el periódico donde pudo leer que se alquilaba un local en Plaza Naco. La oportunidad había llegado.

La empresa se ha caracterizado por ofrecer marcas de la mejor calidad y estar atenta a las tendencias más actuales en el mundo de la moda, logrando conocer las preferencias de un mercado en constante evolución.

Anthony’s es, indudablemente, un ejemplo de trabajo producto de la herencia que se remonta a principio del siglo XX, cuando don Nicolás llegó a San Pedro de Macorís y, casa por casa, entendió el potencial del comercio desarrollado con pasión, ese que ha alcanzado límites que nunca imaginó, producto del aporte de las generaciones que le han sucedido de manera exitosa. JRD

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.