Para una constante motivación

Revista Mercado3 diciembre, 20185min705
dashboards-2.jpg

Antes de emprender un proyecto ten los propósitos de tu vida bien definidos. De esto se trata el éxito.

Siempre he creído que la vida no es un ensayo general, y siento que uno debería enfrentar cada día con entusiasmo, curiosidad y energía. Este espíritu no solo ha motivado los éxitos empresariales de Virgin, sino que nos ha inspirado a hacer algunas obras maravillosas a través de nuestra fundación sin fines de lucro, Virgin Unite. Esto se remonta a mi niñez. Mi familia siempre ha sido muy cariñosa y unida, y mis padres nos inculcaron a mis hermanas y a mí algunos principios básicos que nos han guiado bien. Nos enseñaron que la vida es un regalo, y a que busquemos vivir nuestras vidas sin remordimientos. Y, aunque mi madre nos alentó a mis hermanas y a mí a no limitarnos, ella y mi padre nos enseñaron que siempre teníamos que tratar a las personas con respeto y justicia.

Yo me lo tomé en serio mientras me convertía en emprendedor, padre y filántropo, tratando de aprovechar al máximo mis días y de hacer del mundo un lugar mejor para nuestra generación y las que están por venir, y eso me da más energía. Hoy soy conocido como “Dr. Sí” en Virgin porque prospero con los nuevos desafíos. Siempre me ha entusiasmado ofrecer soluciones innovadoras a problemas comunes, aun cuando signifique que estemos entrando en nuevas industrias, y me comprometo profundamente con las iniciativas que abordan los problemas globales; desde el cambio climático hasta la fallida guerra contra las drogas y la abolición de la pena de muerte.

He mencionado antes que una de las cosas que respeto más de mi madre, Eve, es el hecho de que siempre ha vivido su vida al máximo. De hecho, mamá fue algo así como una pionera de los viajes aéreos, tras trabajar como azafata en los primeros y aventureros días de la aviación comercial. Posteriormente, cuando estábamos creciendo, nos alentó a presionarnos, e insistía en que no permitiéramos que otros limitaran nuestras ambiciones.

Sus ambiciones para ella misma y para nosotros (las cuales sigue teniendo en abundancia, incluso a sus 90 y pico de años), combinadas con su rasgo travieso, han sido grandes fuentes de inspiración para mí. Siempre me ha alentado, ya sea que me embarcara en mis aventuras empresariales de niño o tratara de encontrar el valor para cruzar los océanos en un globo aerostático. Notablemente, cuando yo pasaba apuros en la escuela, ella me dio la confianza para probar otras cosas y, finalmente para dejar la escuela para establecer mi primer negocio, la revista Student. Pero tener mucha energía y una sensación de confianza desenfrenada puede llevarte hasta cierto punto.

Hay una línea muy fina al otro lado de la cual la confianza puede convertirse en arrogancia, y finalmente puede conducirte a la ruina. Si yo cruzaba la línea o era muy hablador, mis padres me hacían pararme frente a un espejo y mirarme a mí mismo, como si dijeran: “¿Te dirías eso a ti mismo? Mira qué mal se refleja en ti”. Y si alguna vez me mostraba demasiado orgulloso o presuntuoso, me hacían regresar a la tierra con una rápida réplica; en mi mente actualmente, aún puedo escucharlos gritándome: “¡Ricky!”

Con el tiempo, me ayudaron a encontrar un delicado equilibrio entre la confianza y la humildad, la ambición y el interés por otros, lo cual me ha servido bien y me ha permitido encontrar mi lugar en el mundo, y desarrollar una fuerte conciencia social.  Como dijo la candidata presidencial estadounidense Hillary Clinton en su discurso de aceptación: “Haz todo el bien que puedas, a tantas personas como puedas, durante todo el tiempo que puedas”. Ese sentimiento es una gran guía para cualquiera.

 

RB

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.