fbpx

¿Urgencia de reaperturas controladas?

Revista Mercado3 agosto, 20209min
reopen-1280x721.jpg

Los datos que se publicaron la semana pasada ilustraron tres hechos que ponen de relieve la necesidad de que Estados Unidos reanude las reaperturas económicas controladas: casos, hospitalizaciones y muertes por covid-19 en un número creciente de estados; el riesgo claro y presente de daños recurrentes y significativos a la economía; y los beneficios considerables de revertir ambas tendencias rápidamente. Lo que es deseable también es factible, aunque la oportunidad para evitar daños aún más significativos a corto y largo plazo podría desaparecer en ausencia de medidas de alivio y reformas del Gobierno rápidas y, lo que es crucial, sin cambios en el comportamiento de los ciudadanos.

Algunos estados están alcanzando récords en la cifra de muertes diarias y un número creciente de estadounidenses está perdiendo la vida por un virus que continúa propagándose a nivel nacional. Además, los datos muestran que las familias de los sectores más desfavorecidos de la población, que ya se enfrentan a situaciones de ingresos precarios o vulnerabilidad a injusticias sociales, o ambas cosas, representan una proporción cada vez mayor del dolor y el sufrimiento. El virus aún está en movimiento por la geografía del país, e impacta algunos estados que estaban relativamente libres hasta ahora y otros que habían superado de manera impresionante una ola inicial, por lo que cada vez hay más dudas sobre la capacidad de aislar y proteger efectivamente las partes menos afectadas del país.

La devastación económica también quedó clara la semana pasada. Sobre una base anualizada, el producto interno bruto del país se contrajo en una tercera parte durante el segundo trimestre. Por otra parte, la tan esperada recuperación en forma de V parece haberse estancado debido al aumento de las solicitudes iniciales de desempleo semanales, el empeoramiento de las solicitudes existentes y el aplanamiento o disminución de lo que ahora se ha convertido en un conjunto ampliamente seguido de indicadores específicos de la actividad económica diaria.

Sin embargo, no todos los números publicados la semana pasada parpadeaban en amarillo y rojo. Los datos de gasto del consumidor de junio en particular señalaron el potencial de la economía de EE.UU. para recuperarse rápidamente bajo una reapertura controlada, es decir, el progreso simultáneo para contener el virus y el aumento de las interacciones económicas en espera de una vacuna efectiva junto con la inmunidad comunitaria. Este proceso frenaría una dinámica cada vez más dañina e inestable en la que el péndulo oscila entre reaperturas prematuras que van en contra de la salud pública y son insostenibles en un extremo, y restricciones a la actividad económica en el otro, las cuales, aunque reducen el riesgo de infección por covid, pueden causar una mayor devastación económica a más personas y provocar más “muertes de desesperación”, según lo documentado por los economistas Anne Case y Angus Deaton.

La mala noticia es que cuanto más oscile el péndulo de esta manera, mayor será el daño a las vidas y medios de vida tanto a corto como a largo plazo. En el corto plazo, esto se reflejaría en demasiadas hospitalizaciones, muertes, bancarrotas y desalojos, así como en un riesgo creciente de alcoholismo, violencia doméstica, abuso de drogas y suicidio. A largo plazo, lo que estaría en mayor riesgo sería la capacidad de un número creciente de estadounidenses de vivir una vida saludable y la probabilidad de que suficientes de ellos pudieran mejorar el nivel de vida de sus familias en esta generación o en la próxima.

La buena noticia es que, cuando se actúa de forma colaborativa y sistemática, el Gobierno de Estados Unidos, los hogares y las empresas pueden conciliar mejor los objetivos de salud y económicos, aunque no de manera perfecta, al menos por ahora.

Como señalé en mis dos artículos para Bloomberg Opinion más recientes, el Congreso tiene un papel urgente que desempeñar para proteger mejor los medios de vida económicos y mejorar la capacidad del país para controlar el virus hasta que haya suficiente inmunidad comunitaria, preferiblemente a través de la rápida difusión de una vacuna.

Aunque la acción del Gobierno es necesaria, no será suficiente, a menos que el sector privado haga un mejor trabajo para reducir la vulnerabilidad colectiva a la infección. Demasiadas personas aún ignoran cambios simples en el comportamiento que pueden reducir el riesgo de infección, como el uso sistemático de máscaras, el distanciamiento social y el lavado de manos con frecuencia. Sería útil que hubiese mensajes más efectivos, fiables y constantes de las empresas y todos los niveles del Gobierno, al igual que una mayor participación de los influenciadores.

También hay una necesidad urgente de que las personas reconozcan mejor cómo su comportamiento afecta a la sociedad en general. Ello ha quedado de manifiesto a medida que un gran número de estadounidenses más jóvenes se infectan, y algunos transmiten el virus a los mayores, particularmente en hogares de múltiples generaciones. Ello podría implicar decisiones difíciles en cuanto a lo que se reabre a corto plazo, favoreciendo las escuelas en lugar de bares y restaurantes, por ejemplo.

Nada de esto se traduciría rápidamente en un país libre de covid con el restablecimiento de interacciones económicas normales. Es muy probable que todavía ocurran brotes, especialmente si tenemos en cuenta lo que estamos aprendiendo diariamente de la experiencia de algunos países de Asia y Europa. Pero estos brotes podrían contenerse más rápidamente con soluciones económicas y de salud sistemáticas a través de una combinación rápida de contención de virus y de erradicación, así como una capacidad hospitalaria suficiente para tratar a los contagiados.

No es demasiado tarde para un progreso significativo en el control del virus, lo que permitiría mayores interacciones económicas y aseguraría el bienestar económico y la sostenibilidad a largo plazo, pero ello requerirá una mejor participación a todos los niveles. Y el tiempo corre.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.