Visión de Musk

elonmusk.jpg

El empresario Elon Musk, que desde hace mucho sueña con crear una colonia humana en Marte, planea construir una nueva nave cohete llamada “BFR” que sería capaz de viajar a cualquier lugar de la Tierra en menos de una hora.

Si el concepto se hace realidad, Musk dijo que un viaje de Nueva York a Shanghái podría hacerse en unos 30 minutos. El sorpresivo anuncio significa que su Space Exploration Technologies Corp., que ya ha revolucionado la industria aeroespacial con naves reutilizables, planea enviar seres humanos no sólo a planetas lejanos sino también a través de este, lo que plantea un desafío potencialmente competitivo a la industria de las aerolíneas comerciales.

“Si vamos a lugares como Marte, ¿por qué no en Tierra?” dijo Musk el viernes en el 68° Congreso Astronáutico Internacional (IAC, por sus siglas en inglés) de Adelaida, Australia. Hacia el final de la presentación sumamente técnica de Musk, se vio una animación en la gran pantalla que había detrás de él que mostraba a decenas de personas subiendo a un trasbordador de alta velocidad en Nueva York y luego abordando el BFR en una plataforma en el agua. La nave espacial luego vuela a Shanghái en aproximadamente media hora.

“Vuele a la mayoría de los lugares de la Tierra en menos de 30 minutos”, escribió Musk en un post de Instagram después de dejar el estrado sin responder preguntas. “El costo por asiento debería ser más o menos el mismo que un pasaje de avión en clase turista. Me olvidé de mencionar eso”.

Teniendo de clientes a muchos operadores de satélites comerciales, los ingresos de esos contratos ayudarán a financiar el desarrollo del BFR, que sería capaz de transportar satélites a su órbita, tripulación y cargas a la Estación Espacial Internacional y misiones completas a la Luna y Marte, dijo Musk. Señaló que el BFR contendría 40 cabinas capaces de transportar a unas 100 personas por vez.

Red Dragon

Musk, de 46 años, tiene un patrimonio de alrededor de US$21.000 millones y en el pasado dijo que usaría sus propios activos para financiar parte de su visión. Primero detalló sus planes para Marte en una charla en el IAC de Guadalajara, México, hace un año y más tarde publicó un trabajo sobre ello, generando enorme entusiasmo pero también preocupación por los escasos detalles brindados sobre el financiamiento. Musk prometió a sus seguidores de Twitter este verano boreal que su plan actualizado para Marte se ocuparía de la falta de detalles sobre el pago –algo que definió como “la falla más fundamental” de su primer planteo-.

Anteriormente, Musk había hablado de enviar una nave “Red Dragon” no tripulada a Marte en 2018. Ese plan, así como la nave, ha sido descartado. El nuevo plan propone que el primer BFR aterrice en Marte en 2022 y que las misiones tripuladas lleguen en 2024.

Musk, que también es máximo ejecutivo del fabricante de autos eléctricos Tesla Inc., fundó SpaceX en 2002 con el objetivo último de permitir que las personas vivan en otros planetas. La compañía de exploración espacial de capital cerrado opera el cohete Falcon 9 para clientes que incluyen a la NASA, operadores de satélites comerciales y las fuerzas armadas de los Estados Unidos. La empresa con sede en Hawthorne, California, también tiene planes de lanzar su propia red de satélites.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.