[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Lifestyle

Carmen ‘Mola’, el pseudónimo mejor premiado de la historia que ofende a las mujeres

12 noviembre 2021

Los fallos históricos continúan sucediendo en un mundo cada vez más automatizado y con una ‘transparencia digital’, tan abrumadora que la línea de la privacidad es violentada con frecuencia. Aunque, tal parece que, la investigación no es una de las cualidades de los responsables del Premio Planeta, quienes se vieron abochornados por el reciente fallo, con Carmen Mola, en el otorgamiento de los premios más prestigioso en literatura.

Fotografía: as.com

Jorge Díaz, Antonio Mercero y Agustín Martínez resultaron ser Carmen Mola, un pseudónimo utilizado para firmar la solapa de los libros de Alfaguara (competencia editorial de Planeta), como La novia gitana y La red púrpura que son vendidas a miles. Este sorprendente fallo, fue anunciado en una cena celebrada en el Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona, que ha contado con la presencia de los Reyes de España.

Lo que raya casi en ficción, es que por primera vez en la historia de los premios, el primer lugar se llevó la suma cuantiosa de 1 millón de euros, el más alto destinado a una sola obra. Esto no tardó en despertar las reacciones de mujeres escritoras, como Mariana Ortiz, editora de Dharma Books, quien considera dos factores como la principal fuente de desacuerdo a raíz de la publicación y premiación: el uso «indebido» de un pseudónimo y que el hecho de que estos hombres firmaran como mujer les valiera un premio como el Planeta.

Pese a que lo más importante para publicar o premiar una obra es el texto en sí mismo, no quién lo escribió. Apunta que, «Carmen Mola transgrede estándares políticos de mujeres escritoras porque los hombres han sido y siguen siendo los más publicados por la industria alrededor del mundo».

Declaraciones que avivan el fuego

El jurado de la premiación, compuesto por Pere Gimferrer, José Manuel Blecua, Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Belén López  ha destacado de la novela Ciudad de fuego, que se publicará como La Bestia. La novela está ambientada en el Madrid de 1834 cuando una epidemia de cólera azotaba la ciudad, se trata de una novela histórica con unos crímenes de ficción de una serie de niñas de familias humildes.

«Madrid era una ciudad azotada por el cólera y esta historia es una mezcla de thriller e historia», ha destacado Antonio Mercero. Por su parte Agustín Martínez ha señalado que «nunca pensamos en que llegaríamos a este punto cuando decidimos juntarnos a escribir una novela». Jorge Díaz ha aprovechado para bromear con el hecho de que no son una profesora de instituto como habían hecho creer hasta el momento. «Llevábamos cuatro años mintiendo y estábamos hartos de mentir», ha apuntado Díaz en la rueda de prensa.

Esta ‘autora’ madrileña que ‘Mola’ se conviertió en el último ‘robo’ de la editorial Planeta de un autor de Random House Mondadori, el gran grupo editorial de la competencia. En 2019 el premio consiguió el mismo cambio de casa de Javier Cercas y Manuel Vilas, ganador y finalista de la edición de ese año.

Los límites de la escritura

Realmente no existen pseudónimos incorrectos, por lo que el límite ético será el que cada persona determine y depende mucho del contexto. Es interesante ver el gesto, de que un hombre escoja el pseudónimo de mujer. Esto puede leerse de maneras muy diferentes según la circunstancia. «Por ejemplo, el escritor argelino Yasmina Khadra adoptó un pseudónimo femenino para esquivar la censura militar. Ahí, aunque el acto sea el mismo, las consecuencias éticas son muy distintas», sostiene la escritora mexicana, Jazmina Barrera, refiriéndose al caso sucedido con Planeta.

La verdadera mujer finalista: Paloma Sánchez-Garnica

La finalista de 2021 es una autora de la casa, Paloma Sánchez-Garnica, cuya última novela, La sospecha de Sofía, fue todo un éxito. Sánchez-Garnica se embolsa un premio de 200.000 euros por Últimos días en Berlín, una novela río e histórica que arranca en la Revolución Rusa y cruza el siglo XX a través de varias tramas y subtramas.

«El título de la novela se refiere al momento en que se deja atrás al totalitarismo en la historia, trata de cómo la historia influye en los individuos», ha declarado Sánchez-Garnica.

Paloma Sánchez-Garnica (Madrid, 1962), de formación abogada e historiadora, ha traducido sus novelas a varios idiomas y ya recibió el Premio de Novela Fernando Lara en 2016. La sonata del silencio, una de sus obras de mayor éxito fue adaptada a una serie de TVE. (KR)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post