[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

Carolina Martínez, una filántropa de grandes ligas

23 junio 2021

Muchos la conocen como el corazón de uno de los hombres más admirados de República Dominicana. Pero además ella es el alma de la Fundación Pedro Martínez. Su batalla contra la deserción escolar, el embarazo en adolescentes, la delincuencia y la desnutrición en la comunidad de Manoguayabo es ejemplar. Carolina Martínez asume el compromiso de hacer realidad el sueño de nuestro inmortal de Grandes Ligas.

Consciente de su rol social, el tiempo le dio la visión y la determinación para hacer de ese deseo el leitmotiv de su vida. Hace diez años pudo cristalizar todas esas aspiraciones altruistas en la Fundación Pedro Martínez, una organización que ha invertido tiempo, esfuerzos y recursos en la ambiciosa tarea de mejorar las áreas de salud, educación, acceso a la recreación y apoyo para los niños más necesitados de la tierra que vio nacer a su visionario y creador.

¿Cuál ha sido la clave del éxito de la fundación? Para Carolina Martínez, la convicción de que su objetivo es parte de su misión de vida junto con su esposo. “Hemos tenido desafíos. La labor social, por ser una obra que trata de abordar las problemáticas del ser humano, no termina”, comenta la periodista. En ese rol, desde la Fundación trabaja para disminuir los embarazos en adolescentes, una realidad que fue la punta de lanza para crear el programa “Hay Poder en Aprender”, dotando a niñas y adolescentes de capacidades que les permitan acceder a su potencial.

Carolina reconoce que su esposo es una figura que cuenta con una alta tasa de aceptación en el sector privado, lo cual en cierto modo ha influido en el apoyo que ha podido atraer en algún momento hacia su Fundación. Aunque en sus inicios esta tuvo acercamientos con empresarios, la institución ha apuntado a Estados Unidos en su estrategia de recaudación de fondos. Hace dos años la institución hizo la transición de hacer pública su misión, logrando que las tres cuartas parte de los aportes vengan de ciudadanos estadounidenses que pagan impuestos.

A partir de ahí se empezaron a definir estrategias para abordar otros espacios, aprovechar la marca Pedro Martínez y celebrar eventos prorecaudación de fondos en la ciudad de Boston, tales como la cena gala en el Colonnade Hotel en dicha ciudad y su más reciente evento: Pedro Martínez Fiesta Style, que se celebrará también en Boston este 24 de junio. Esta iniciativa, al igual que las alianzas que mantiene la Fundación con grupos ministeriales de fe, empresas y donantes particulares, han permitido que la institución genere el respaldo suficiente para mantener su misión en marcha. “Pedro es de bajo perfil, su mística y filosofía de vida han sido apoyar desde un punto de vista personal. El equipo dirigido por mí lo hemos ido trabajando para que se abra un poco, ya que el trabajo social siempre requiere manos amigas y apoyo de otras instituciones”, expresa Carolina.

Carolina Martínez estudió Comunicación en Boston College, y posee una maestría en periodismo escrito en la Universidad de Miami. Lleva el deporte en la sangre y lo hereda de su padre, el beisbolista Enrique Cruz. Trabajó en ESPN para la transmisión del Béisbol Invernal para los Estados Unidos y ha colaborado como columnista en distintos medios de comunicación.

En el año 2018, la fundación comenzó a impulsar proyectos bajo iniciativas público-privadas. Uno de los proyectos más ambiciosos que desde la Fundación Pedro Martínez inició la construcción, de un politécnico que sea un centro modelo donde deportistas sean introducidos a la educación de manera formal e insertados como profesionales en distintas disciplinas. Este proyecto recibió ayuda del Miderec en marzo de este año, el ministro de Deportes, Francisco Camacho, garantizó el apoyo del estado. 

Esta iniciativa nace bajo un convenio entre la Institución y el Ministerio de Educación, con Carolina Martínez al frente de ella: “Entendemos que con esta gestión junto al Ministerio de Educación estamos listos para hacer realidad ese paso y empezar a construir en este 2021, después de 13 años de trabajo ininterrumpido en la educación informal. Estamos listos para entrar al sistema educativo formal, con un criterio de educación técnica vocacional deportiva”.

Desde la Fundación Pedro Martínez, Carolina lidera iniciativas bajo la modalidad de educación informal, con módulos deportivos y artísticos a favor de niños de escasos recursos de Manoguayabo.

La gran apuesta

Para una personalidad como Pedro, cuya figura construyó desde las más profundas raíces de su entorno, todavía existen grandes sueños y aspiraciones. Como un embajador de su natal Manoguayabo, donde en 1998 adquirió un terreno de 42 mil metros cuadrados para cimentar sobre él su visión de desarrollo, la próxima conquista es edificar una ciudad modelo deportiva y educativa en dicha localidad.

Esa ciudad soñada la visualiza con una escuela, un dispensario médico, un centro cultural y otros espacios que buscan fomentar un desarrollo integral en los niños y jóvenes que apuntan a ser beneficiados. “Con el tiempo y la experiencia, hemos visto que la gente lo que necesita es oportunidades y servicios básicos como educación, salud, un techo, agua potable, y todos esos elementos los vemos como un gran engranaje en la ciudad. Vemos una edificación que sea utilizada económicamente con mucho criterio para aprovechar los recursos”, afirma la esposa del inmortal de Cooperstown. Ni ella ni Pedro son indiferentes a las problemáticas sociales que sacuden al país, hoy tan distintas a sus propias vidas como figuras destacadas de la élite deportiva.

Y Carolina reconoce que la popularidad es un compromiso y a la vez un arma de doble filo. “Tenemos pocos modelos positivos a seguir. Lamentablemente, las plataformas de fama e influencia se están utilizando desde una perspectiva egoísta para resaltar más el reconocimiento personal. Es lamentable que ciertas figuras no entienden para qué las tienen. El valor que tiene la influencia es una espada de doble filo. Puedes dañar y edificar”.

Desde la Fundación Pedro Martínez, Carolina lidera iniciativas bajo la modalidad de educación informal, con módulos deportivos y artísticos a favor de niños de escasos recursos de Manoguayabo. Además, se realizan intervenciones psicológicas y de atención médica, no solo con niños y adolescentes, sino también con el seno familiar.

El programa “Hay Poder en Aprender” es el buque insignia de la Fundación Pedro Martínez. Es desarrollado con una metodología basada en inteligencias múltiples como herramienta para identificar, fortalecer y desarrollar los distintos talentos de los niños y adolescentes que se benefician de la iniciativa. Fomentar las capacidades de comunicación y cognitivas de los niños es el objetivo, reduciendo así sus niveles de vulnerabilidad.

Carolina y Pedro Martínez participan activamente en la consolidación de la Fundación que lideran. Son los anfitriones de importantes eventos de recaudación de fondos que reúnen a deportistas y personalidades de élite.

Carolina también nos acompañó en uno de los eventos de Revista Mercado bajo el tema: El compromiso social en el panel, “Shared Value: el nuevo código empresarial”, donde Carolina y Pedro compartieron su experiencia al frente de su Fundación. La Fundación Pedro Martínez se ha convertido en un espacio multidisciplinario con áreas educativas y recreativas para los niños de la comunidad. Una cancha compartida de voleibol y baloncesto, un laboratorio de cómputo, aulas, un parque temático y un salón multifuncional conforman su infraestructura, fomentando el desarrollo integral para Manoguayabo.

Sin embargo, las cualidades multifacéticas de Carolina no se quedan allí. En el 2018 publicó un libro, Mujeres de Grandes Ligas, Se trata de una recopilación de artículos publicados en su leída columna del mismo nombre, que publica semanalmente en Listín Diario. “Tanto en la crónica escrita, como en la narrada o televisada, el periodismo deportivo dominicano acusa un visible déficit de plumas femeninas en esas plataformas”, manifiesta en el prólogo de la obra, Miguel Franjul, director del decano de los diarios dominicanos.

“Las excepciones a las reglas son pocas y una de ella es Carolina Cruz de Martínez, quien desde hace más de un lustro mantiene una columna semanal de comentarios en el LISTÍN DIARIO, muy diferenciada del estilo de las demás, porque su contenido no se focaliza en eventos puntuales, sino en el ser humano que, dotado de carismas especiales, despliega sus destrezas en el atletismo o en otras categorías deportivas”.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post