[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

Con Julissa Reynoso, en la casa blanca se habla español

14 mayo 2021

El gobierno de Joe Biden dio un gran impulso a las políticas de igualdad de género con la creación de un nuevo consejo de asesoras. La dominicana Julissa Reynoso, exembajadora en Uruguay y jefa de gabinete de la primera dama, Jill Biden, copreside la nueva oficina junto a Jennifer Klein, una experta en temas de género.

A la fecha cumple tres meses en el cargo como Jefa de Gabinete de la Primera Dama de los Estados Unidos, desde que el presidente Biden tomó posesión el pasado 21 de enero.

Fotografía: NYT

Esta dominicana nacida en la Provincia Hermanas Mirabal en 1975, migró a los 7 años de edad hacia los Estados Unidos para reencontrarse con sus padres quienes partieron tiempo antes buscando un futuro diferente que el que le ofrecía los hermosos campos de Salcedo.

Creció en medio de las densas y populares calles del Bronx neoyorquino, un lugar lleno de contrastes sociales y de carencias como su lugar de origen, pero con más oportunidades para transformar su destino.

En el ejercicio público y servicio diplomático Julissa Reynoso ha estado involucrada en importantes programas para mejorar la calidad de vida de la población migrante de los EE.UU.

Sin embargo, a pesar de las limitaciones económicas de aquellos tiempos, Julissa logró sobresalir y graduarse con honores y con las mejores calificaciones de su generación de la secundaria Aquinas. Después, fue admitida en la Universidad de Harvard, donde ayudó a fundar varios grupos estudiantiles y participó activamente del Instituto de Política de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy. Allí se convertiría en abogada y continuaría su formación como profesional en otras dos de las universidades más prestigiosas y exigentes del mundo: Columbia y Cambridge, en esta última realizó una licenciatura en Estudios de Desarrollo como parte de su maestría en filosofía.

Tras desempeñarse como secretaria de la juez Laura Taylor Swain del Distrito Sur de Nueva York, incursionó de lleno en la política en el año 2009, de la mano de Hillary Clinton, donde llegó a formar parte de la administración de Obama. Con 45 años y una ascendente carrera diplomática es socia del bufete de abogados Winston & Strawn, y durante la administración del expresidente Barack Obama, Reynoso se desempeñó como Embajadora de los Estados Unidos en Uruguay y como Subsecretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado de los EE.UU, donde desarrolló estrategias integrales de seguridad y estado de derecho para Centroamérica y el Caribe.

“Mis logros son el resultado de años de lucha de mucha gente que creyó en los inmigrantes ”.

Julissa Reynoso

Y como si su excelente labor en Washington no fuera suficiente, se desempeña además, como fidecomisaria del New York Presbyterian Hospital y de la Universidad de Columbia. Es miembro de la Junta Directiva del Comité de Abogados para los Derechos Civiles Bajo la Ley y el Proyecto de Seguridad Nacional Truman. Así mismo, se ha destacado como miembro de las juntas directivas de varias organizaciones sin fines de lucro y de defensa y formó parte de la Facultad de Derecho y la Facultad de Asuntos Públicos e Internacionales de Columbia.

A ello se le suma su constante labor por los menos favorecidos, dedicando gran parte de su tiempo al trabajo comunitario, involucrándose con programas educativos, medioambientales y culturales que tengan impacto en comunidades vulnerables, minorías y población inmigrante. Este compromiso social tiene para ella un significado importante que va más allá de su espíritu filantrópico, considerando estas acciones como una forma de dar las gracias a un país que le ha dado todo y que le permitió cambiar su historia. “Yo llegué al país cuando las puertas ya estaban abiertas para nosotros los inmigrantes, y esto fue gracias al resultado de años de lucha de muchas personas que vieron en Estados Unidos una nación para cumplir sus sueños. Mi logro es el resultado de toda esta gente”, aseguró en un una entrevista al interrogarle sobre sus retos como inmigrante latina.

Fotografía: El Caribe

Quienes han estado cerca de Julissa la definen como una consumada diplomática, experta legal y estratega, características que sin duda reconoció el actual presidente americano para nombrarla como Chief of Staff de Jill Biden.

Lo que nadie sabe es que Julissa no creció soñando ser abogada ni diplomática, ni mucho menos llegar a codearse en los círculos de poder más altos y cercanos a los hombres y mujeres más importantes e influyentes del mundo como por ejemplo el Presidente de los Estados Unidos y su Primera Dama.

La influencia y doctrina de los sacerdotes de la iglesia de su comunidad, en el corazón combustinando del sur del Bronx, marcaron su infancia y adolescencia, tanto que llegó a pensar en la posibilidad de tomar el camino religioso, ingresar el convento, convertirse en monja y dedicarse por completo a la vida entregada al servicio de Dios.

Con el tiempo sus intereses dieron un giro que la llevaría a coquetear con el intenso y fascinante mundo de Broadway donde quería ejercer como cantante y actriz de grandes shows musicales, sin embargo la vida y el destino le tenían preparado otro panorama, evidentemente más interesante.

Amante de los caballos, el cine y la literatura latinoamericana, Julissa ha estado inmersa en la política estadounidense por más de doce años, y seguramente le faltan algunos más mientras el partido conservador continúe liderando el gobierno americano y ella siga con ese profundo deseo e intención de trascender en la historia de los latinos más influyentes en los Estados Unidos.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post