[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Lifestyle

Conoce al club de las directoras ‘made in’ Netflix: el feminismo del streaming

9 octubre 2021

En Berlín, Ciudad de México, Lisboa, Los Ángeles, Clichy, Londres o Nueva York. La situación en todas esas ciudades, hace un año, era la misma: cuarentena obligatoria (o al menos muy restrictiva). En ese contexto, diferentes directores de cine pusieron manos a la obra, no para paliar la grave situación de la industria (ya que la misma sigue y seguirá parada en casi todo el mundo) sino para darle un poco más de visibilidad a sus creaciones y a este histórico momento.

Eso es lo que reflejó Hecho en Casa, un proyecto de cortometrajes liderado por los chilenos Pablo y Juan de Dios Larraín y que tuvo lugar en la siempre codiciada plataforma de Netflix. Todos los films fueron producidos en cuarentena, con los recursos a mano, en sus casas, y en muchos casos con sus familiares y amigos cercanos como elenco. Podríamos estar al frente de una nueva corriente del cine que le dé un matiz propio a los films de mujeres.

Otro aspecto saliente de la iniciativa es ver la cantidad de directoras que participaron de la convocatoria. Son 9 (de un total de 17 cortos) y entre ellas hay muchos nombres y carreras a tener en cuenta como así también dos interesantes debuts detrás de cámara: los de Maggie Gyllenhaal y Kristen Stewart.

Un dato más a tener en cuenta: otra mujer, Teresa Moneo, es la encargada de supervisar toda el área de películas originales de Netflix.

El listado completo de las directoras de Hecho en Casa son:

  • Rachel Morrison. La directora de Pantera Negra presenta un cortometraje rodado en la ciudad de Los Ángeles.
  • Rungano Nyoni. Nacida en Lusaka, Zambia, esta directora se hizo conocida con su impactante opera prima I am not a witch (2017). Su cortometraje fue rodado en Lisboa, Portugal.
  • Natalia Beristáin. No quiero dormir sola (2013) se llamó el primer largometraje de esta directora nacida en Ciudad de México, donde vive y filmó su corto. Su trabajo también se pudo ver hace poco en el estreno El presidente, la reciente serie de Amazon Prime Video en la cual dirigió dos episodios.
  • Naomi Kawase. Cuando aun era una niña sus padres la abandonaron y la “adoptó” una tía abuela de Nara, Japón, con la que tuvo muchos desencuentros. Esa infancia –y ese pasiaje rural- nutrió gran parte de su carrera como cineasta. Este cortometraje también fue rodado en esa increíble ciudad de Nara.
  • Maggie Gyllenhaal. Casi que no hace falta presentarla y quienes la siguen como actriz sabrán desde hace bastante su interés por estar también detrás de las cámaras. En la serie que protagonizó para HBO (The Deuce) fue una especie de productora multitasking y este es su primer cortometraje como directora. Lo filmó en su casa de Vermont.
  • Kristen Stewart. Al igual que Maggie, la actriz de Crepúsculo siempre tuvo a la dirección entre sus principales metas. Dirigió algunos clips musicales y el cortometraje experimental Come Swim que fue estrenado en Cannes. El de ahora lo filmó en su ciudad natal: Los Ángeles.
  • Nadine Labaki. Nacida en Baabdat, Líbano, Nadine tiene una larga trayectoria como directora en la industria de videoclips árabes. Caramel fue su primer y muy aclamado largometraje. Este corto lo co-dirigió con su marido Mouzanar Khaled en la casa que ambos comparten en Beirut.
  • Gurinder Chadha: Muchos la recordarán por Quiero ser como Beckham (2002), comedia en la que dirigió a una habilidosa Keira Knightley. Este cortometraje lo filmó en su actual hogar de Londres.
  • Ana Lily Amirpour: Británica, y de raíces iraníes, esta directora sorprendió a todos con The Bad Batch, película que contó con las actuaciones de Jason Momoa, Jim Carrey y Deigo Luna. Este corto lo filmó en su base de operaciones en Los Ángeles.

Este año existen otras mujeres que se sumarán a este listado, ya no bajo el lema «Made in House» pero sí con un fuerte «Made in Netflix». Halle Berry es una actriz que se ha labrado un camino en Hollywood y ahora está a punto de estrenarse también detrás de las cámaras en ‘Bruised’, su primera cinta como directora, que se estrenó en el pasado Festival de Toronto y aterrizará en Netflix el próximo 24 de noviembre. La actriz se suma así a otras estrellas como Resee Whiterspoon, Nicole Kidman, Drew Barrymore o Margot Robbie, que están haciendo fortuna en Hollywood desarrollando guiones con punto de vista femenino y personajes femeninos, ya sea como productoras o directoras.

Lo hace, además, poniéndose en la piel de Jackie Justice, una luchadora de artes marciales caída en desgracia que se reencuentra con el hijo de seis años al que abandonó siendo un bebé. Inicialmente, el personaje fue escrito para Blake Lively, pero cuando Lively rechazó el papel, Berry decidió aceptar el reto. Como le contaba hace unos días al diario New York Times, tuvo que «entrenar entre cuatro a seis horas para aprender boxeo, muay thai, judo y jiujitsu, además de refrescar la práctica de la capoeira que aprendí en ‘Catwoman'». Todo eso mientras trabajaba en el desarrollo del guion, dirigía al elenco, elegía las localizaciones o supervisaba las escenas de acción.

Estas son algunas de las mujeres más poderosas del cine, que demuestran que todo es posible si se le da el espacio correcto al desarrollo del talento femenino.(NF)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post