[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

Diane Hendricks de camarera a multimillonaria: una historia de éxito global

15 septiembre 2021

Año tras año vemos diferentes listados de los millonarios del año, eventualmente algunos suben y otros bajan conforme los números de sus fortunas cambian, pero pocas veces nos detenemos a conocer al historia detrás de ese éxito empresarial. Diane Hendricks ha sido por varios años una de las mujeres más millonarias del mundo, pero ella pasó de ser una granjera, camarera a multimillonaria.

Fotografía: Federal Heath

Así es, antes de ser una de las mujeres más ricas del mundo fue camarera y empleada en una fábrica de lapiceros, hasta que conoció a su esposo, Ken Hendricks, con quien fundó la empresa ABC Supply, una de las distribuidoras mayoristas de material para la fabricación de techos y ventanas meas grande de América.

Diane Hendricks nació en 1947 en una granja lechera en la zona rural de Wisconsin. Una vida rural y tranquila, que pese a su belleza no llenaba las expectativas de vida de la ahora empresaria. «Siempre quise ir a la ciudad y ponerme un traje», cuenta la multimillonaria.

Siendo una de ocho hermanas, su padre nunca le permitió hacer lo que para él era «trabajo de hombre» en la granja. «Las niñas debían hacer las tareas del hogar y él contrataba a hombres jóvenes para que hicieran el trabajo agrícola. Hizo que prefiriera estar afuera», revela. Su padre siempre fue muy respetado en la ciudad. Años más tarde, la gente se le acercaba y le decían: «Wally siempre se preocupó por las escuelas y la comunidad».

Fotografía: Dignity Memorial

Todo iba bien, hasta que decidieron mudarse a otra granja en Osseo, Wisconsin. Al recordar sus días de escuela Diane bromea diciendo que su materia favorita eran los chicos, y agrega «quedé embarazada de mi primer amor a los 17 e hice que mis padres pensaran que esto era lo correcto. Me casé con él».

«En ese momento no era permitido estar embarazada e ir a la escuela de forma presencial», cuenta Hendricks, quien estudió en casa durante su último año para obtener su diploma. «Subía luego de que los otros estudiantes se habían ido, hacía mi prueba y entregaba mi trabajo escolar. Fue vergonzoso, pero estuvo bien».

Después de haber dado a luz con casi 18 años, se mudó a Winsconsin con su esposo, donde él encontró trabajo en una planta de Chrysler mientras ella consiguió un trabajo en la línea de ensamblaje de Parker Pen. Hendricks admite que la maternidad le hizo el camino mucho meas duro, nada o casi nada se adaptaba a sus necesidades.

«No me impidió querer alcanzar mi sueño. De hecho, creo que me concentré aún meas en lo que quería lograr», cuenta ella. Consiguió primero un trabajo que no necesitaba licencias, vendiendo nuevas construcciones. Mientras tanto, estudió para obtener una licencia de corredor. «Sabía que tenía que encontrar una manera de mantenerme sola», dice Diane, ya en ese momento se estaba desencantando de su primer marido.

Fotografía: Communities Digital News

Era una madre, sin edad legal para consumir alcohol (21 años para el estado de Wisconsin). Pero estaba a punto de recibir una llamada de un hombre, Ken Hendricks, a quien nunca había visto; él trataba de concertar una cita a ciegas con uno de sus amigos. Comenzaron a hablar entre ellos, pero nunca mencionaron a su amigo, y así comenzó todo.

En su primera cita se dio cuenta de que Ken no era de los que dejaba desperdiciar nada. Le ofreció la mitad de su sandwich sobrante a alguien que estuvo feliz de recibir el alimento. Años después la multimillonaria le daría una entrevista a un periodista e interrumpiría la conversación para ofrecer el sobrante de su pizza.

Ella no solo encontró a su alma gemela, sino también a su socio. En tres años de trabajar juntos, Ken y Diane habían comprado cerca de 100 casas en el área de Beloit; sólo alrededor de 10 eran viviendas unifamiliares, mientras que el resto eran apartamentos de dos a cuatro unidades. Al describir su relación como socios comerciales, Ken dijo una vez a Inc. Magazine: «Yo soy el que está al frente, comenzando las cosas. Diane es la encargada de terminar, cuidando las cosas hasta el último detalle».

Fotografía: Dignity Memorial

Ken y Diane se casaron en 1975. Ya viviendo bajo el mismo techo, la pareja inquebrantable abrió una tienda mayorista, vendiendo alfombras y electrodomésticos a otros propietarios. Se propusieron no trabajar nunca los fines de semana. Así podrían compartir con los cuatro hijos del ex matrimonio de Ken y el hijo de Diane.

La ética de trabajo ilimitada de Ken como techador lo había llevado a lugares de trabajo en bases militares, Kmarts y otras propiedades en todo el país. A donde iba, notaba dos cosas: una cadena de suministros de la industria irregular y derrochadora y cuando finalmente encontró un lugar que vendía los productos que necesitaba, los dueños de las tiendas, a menudo, trataban a los contratistas como basura de segunda categoría.

Ken y Diane trabajaron dos años en diseñar la idea de ABC. Tenían un mapa, hasta decidieron la distribución necesaria, algo pensado para llevar su industria a gran escala. En 1982, comprometieron todo lo que tenían para conseguir un préstamos bancario de 900 mil dólares, para comprar tres tiendas en dificultades. Estas primeras ubicaciones servirían como la base inicial de American Builders & Contractors Supply (ABC), que vende revestimientos, ventanas, puertas, herramientas y equipos.

El modelo de negocio que idearon resultó. Sin embargo, se produjo un obstáculo en el camino cuando abrieron su quinta tienda, el banco con el que trabajaban ya no quería hacer negocios con ellos. «La gente decía, ‘son un destello en una sartén, se habrán ido mañana’. La gente no creía que pudiéramos tener éxito porque éramos un par de techadores sin educación. Y no puedes superar una reputación que alguien te ha etiquetado hasta que puedas demostrar que no eres esa «, cuenta Diane.

Fotografía: Celebrity Family

Al final, superando este obstáculo bancario inicial, la pareja siguió adelante sin descanso, abriendo 33 tiendas en tres años. Para 1986, la compañía se había expandido a 50 tiendas, generando $ 183 millones en ventas. Diane Hendricks atribuye parte de ese éxito a aprovechar las oportunidades que se les presentaron. Por ejemplo, en 1984 los centros de distribución para la fabricación de techos propiedad de GAF salieron a la venta mientras ella y Ken estaban de vacaciones.

Tomaron un avión de regreso a New York y fueron a ver las 13 tiendas que se estaban vendiendo. Para 1994, la compañía había crecido a 100 tiendas en todo el país y cuatro años más tarde alcanzó $ 1 mil millones en ventas. Dicho esto, en 1998, Ken y Diane contrataron al ex presidente de Bridge / Firestone, David Luck, para que dirigiera las operaciones diarias en ABC.

Esto le dio a la pareja el tiempo necesario para comenzar a concentrarse en una serie de empresas más pequeñas que poseen. En 2006, ABC tenía 345 tiendas, más de 6,000 empleados y estaba haciendo $ 3.1 mil millones en ventas. Según un artículo de Inc. Magazine de ese año, aproximadamente la mitad del crecimiento de ABC se derivó de la adquisición de distribuidores independientes con dificultades; el resto se dividió entre comprar y mejorar distribuidores exitosos y comenzar nuevos.

Fotografía: The Hendricks Family Foundation

Rescatar empresas no deseadas se convirtió en el hábito favorito de Ken. Su apetito de desarrollar negocios que otros ni querían le llevó a la cima junto a Diane. Amasar una fortuna de miles de millones de dólares en el transcurso de dos décadas y media puede parecer una tarea abrumadora para muchos, pero Diane se las arregla para desglosarla de manera bastante simple. “Sabíamos lo que quería el contratista”, dice. “Necesitaban opciones, necesitaban ser tratados con respeto y profesionalismo. A pesar de que podrían estar en una camioneta, tenían un negocio y apreciamos el arduo trabajo que tomó ser un contratista de techos «.

Las ventas cayeron un 10% entre 2006 y 2009, dejando en claro que continuar con los planes originales de ABC de llegar a 500 tiendas en 2010 sería financieramente irresponsable; la Gran Recesión tampoco ayudó. A raíz de la caída de las ventas y un pronóstico económico incierto, la empresa decidió cerrar 30 tiendas, con lo que su total asciende a 350.

“La vida pasa, las cosas se interponen en el camino de su objetivo, su misión y su plan, y debe tomar un desvío”, dice Diane. “[Tú] no tienes que cambiar tu objetivo. Cambie su camino, esté dispuesto a hacerlo y no lo vea como un fracaso. Así es la vida … No puedes perder de vista lo que realmente quieres hacer». (KR)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post