[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Business

El arte de agradecer como arma secreta de negociación

13 enero 2022

Una vieja costumbre que aparentemente ha caído en desuso, es la cortesía de una «Thank you note» que te diferencie del resto de candidatos a un puesto de trabajo o un ascenso. Pero, como todo, también tiene su ciencia particular. Y aunque la etiqueta laboral ya no sea algo frecuente, supone una delicadeza que califica, con nota muy alta, si se domina el arte, al que la envía.

En estos tiempos es clave que no te dejes despistar por la informalidad y la aceleración de los entornos digitales: agradecer con una simple nota a quien ha querido conocernos profesionalmente a través del networking denota cortesía, te desmarca de otros candidatos y te permite reiterar tu interés por ese nuevo puesto o ascenso. Es un win-win intachable.

Recurrir a la nota de agradecimiento, hace más complicado los aspectos formales: Qué tipo de nota y a través de qué canal debemos enviarla. Acertar requiere haber afilado nuestra capacidad de observación. Si la cultura de la empresa y el reclutador son más bien clásicas, agradecerán que una nota escrita a mano llegue por correo tradicional. Siempre debe ser un texto breve, conciso y que subraye nuestro interés por el puesto y alguna de nuestras ventajas competitivas.

El impacto de las gracias cuando eres la candidata

Para que la nota de agradecimiento surta efecto, ha de enviarse dentro de las 24 horas siguientes a la entrevista: necesitamos que el reclutador, ese jefe o jefa de recursos humanos, nos recuerde. Así nos aseguramos de que aún no ha tomado la decisión definitiva sobre la candidata ganadora. No llegarás al puesto por una nota de agradecimiento, pero lograrás hacer que te recuerden.

En las empresas digitales donde predomina el personal joven, puedes enviar un correo electrónico o incluso un pequeño clip de video. El tono puede ser menos formal, pero no olvidemos el decoro corporativo: que no se nos vaya la mano con el relax retórico . Si te decides por el e-mail, utiliza una cuenta de correo profesional, no personal, para enviar tu nota. Y trata de colocar la palabra «Gracias», seguido del nombre de la persona a la que le extiendes el agradecimiento.

Agradece su tiempo, interés y atención, pero sin exagerar. Si te pasas, la nota puede surtir el efecto contrario al que buscas y sonar poco sincera. (NF)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

No Content Available
Next Post