[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

Jane Fraser impulsa un nuevo liderazgo financiero en Wall Street

13 mayo 2021

Desde hacía tiempo Fraser había sido catalogada como una estrella en ascenso en Wall Street; ya en 2019 el consejo de Wells Fargo & Co la consideró para ocupar el cargo CEO (aunque posteriormente se decantó por Charles Scharf, ex ejecutivo de JP Morgan). En septiembre de 2020, finalmente, Jane Fraser rompió el techo de cristal definitivo de la industria financiera cuando fue nombrada como la próxima directora ejecutiva de Citigroup Inc., uno de los tres bancos más importantes del mundo.

La vida de Jane Fraser: Harvard & Goldman

Con 16 años de experiencia en el Citi, al que se unió para dirigir la estrategia de clientes en el banco de inversiones, Fraser comenzó su carrera en Goldman Sachs, en el departamento de fusiones y adquisiciones en Londres y en McKinsey & Co. También trabajó para Asesores Bursátiles en Madrid (España).

Nacida en Escocia, Fraser, de 53 años, llega al trabajo con un currículum de lujo: títulos de Cambridge y Harvard. En 2004 se unió a Citigroup. Allí se desempeñó y sirvió bajo tres directores ejecutivos mientras el megabanco con sede en Nueva York lidiaba con pérdidas, rescates y reposicionamiento estratégico durante la Gran Recesión y sus secuelas. Ayudó cuando la empresa se deshizo de casi la mitad de sus activos y eliminó decenas de miles de puestos de trabajo, una experiencia que, según ella, la guiará en la gestión de los desafíos futuros.

De Cambridge y Harvard a Goldman y Citi, el empuje de la escocesa la ha llevado al olimpo.

Hasta aquí todo bien, pero Jane Fraser no parece que vaya a tener trato preferencial por ser mujer, todo lo contrario, entrará en funciones sin tiempo para respirar en su tarea; semanas después de ser nombrada la Reserva Federal de Estados Unidos y la Oficina del Contralor de la Moneda le encargaron a Citi tareas regulatorias, en las que dijeron que el banco debe actualizar su tecnología y sistemas para administrar mejor el riesgo.

Por su parte, Fraser dice que planea invertir en algunas de las empresas más grandes del banco, incluida su extensa red de custodia y su creciente esfuerzo de gestión de patrimonio. Asumir la gestión de este titán financiero en tiempos de pandemia es el “ultimate challenge” y la directiva no ha podido por menos que confesar en entrevista a Bloomberg que la crisis ha cambiado las estructuras de “las industrias de nuestros clientes, está cambiando nuestra propia industria más rápido de lo que pensamos que sucedería”. La escocesa está tratando de aportar una nueva perspectiva a lo que la empresa se centrará en términos de estrategia.

Sense and Sensibility

Jane Fraser

Quizás por ser mujer, o simplemente por ser un individuo de gran sensibilidad, Jane Fraser se halla inmersa en un proceso de “soul searching”, tanto en lo que concierne a su institución como del sector del que es parte; “¿cuáles son los valores de la industria?, ¿,cómo nos aseguramos de ser parte de la solución?”, son las preguntas que se hace. La máxima ejecutiva de Citi se plantea las cosas no solo desde la perspectiva del mercado financiero, sino dese un ángulo más amplio; el que da el aprendizaje fruto de las lecciones de la última crisis, sobre lo que es realmente un banco y el rol que le corresponde desempeñar.

En cuanto a sus expectativas de recuperación, Jane Fraser está atenta a la posibilidad de que ésta venga en forma de K”; anticipa una recuperación lenta en la que los bancos “van a jugar un papel muy importante para ayudar a impulsar la recuperación”. La directiva no se pierde nada de lo que desde su atalaya de banca de consumo observa; a los “ricos” y a los que realmente están luchando, y cree que se trata de humanidad, de prestar mayor atención a la agenda ambiental, social y de gobernanza, “pero de una manera real, no una placa en la pared o simplemente buenas declaraciones”.

Parece que las intenciones de la ejecutiva van tan en serio como su trayectoria corporativa.

Jane Fraser, mujer financiera

Jane Fraser

En cuanto al eterno dilema de cómo conjugar grandes ambiciones como la maternidad y la jefatura de grandes corporaciones, Fraser solventó la situación trabajando a tiempo parcial todos los años de su asociación cuando se convirtió en socio de McKinsey; “los niños eran pequeños y mi esposo también estaba en la parte más alta del trabajo duro de su carrera”. Pero en 2004, con la tarea maternal consolidada, Fraser ya consideró que estaba lista para regresar a tiempo completo; lista no solo para aconsejar, sino para hacer. Dicho y hecho.

Natwest y SantanderJane Fraser

A nivel mundial, las mujeres siguen siendo la excepción en los altos cargos de la banca. Además de Fraser, Alison Rose se convirtió en la primera mujer en dirigir un banco británico cuando asumió el cargo en el grupo Natwest en 2019, mientras que la presidenta ejecutiva del Santander, Ana Botín, es la única mujer al frente de un banco grande de la zona euro. Y es que sólo 37 de las empresas de la lista Fortune 500 de 2020 están lideradas por mujeres. Quedan bancos por asaltar.

 

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post