[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

Las mujeres de Wall Street del siglo XXI, un camino a la equidad

1 junio 2021

Por siglos el mundo de las finanzas ha pertenecido a los hombres y Wall Street es el máximo exponente de esta realidad. Recientemente, las mujeres comenzaron a ocupar ciertos espacios en el mercado, aunque siguen siendo minoría.

Por seis décadas, quienes ingresaban al despacho de Isabel Benham fueron recibidos por una visión incongruente; una mujer elegantemente vestida, probablemente usando un collar de perlas, rodeada de trenes en miniatura y montones de papeleo financiero.

Fotografía: The New York Times

«Ella era la gran dama del ferrocarril en un momento en que el análisis de valores estaba en su infancia y cuando había pocas mujeres en el negocio», dice Andy Petery, ex analista de Morgan Stanley, que solía competir contra Benham.

Su ascenso en Wall Street puede considerarse cuesta arriba. Desde su formación en la universidad de artes liberales para mujeres, estuvo presionando a la academia para obtener su título. Cuando le dijo al decano que quería trabajar en finanzas, él le aconsejó que se inscribiera en un curso de secretaría. Otros contemporáneos la instaron a «irse a casa con la madre, unirse a la Liga Juvenil, casarse y vivir felices para siempre».

Ella nunca se casó ni tuvo hijos. Y tras recibir numerosas negativas, se mantuvo a flote vendiendo cupones de The New Yorker a los mismos hombres que le rechazaban. Hasta 1964 fue que se convirtió en socia de Pressprich, en una promoción que también le valió una membresía aliada de la Bolsa de Valores de Nueva York.

Benham podría tener dos mentes cuando se le preguntó sobre el papel de la mujer en Wall Street. Si bien reconoció que su trabajo ayudó a allanar el camino para otros, a menudo afirmó que nunca había sido discriminada por ser mujer.

Fotografía: El confidencial

“Isabel era conocida por decir que tienes éxito con tu inteligencia y agresión. No tienes que ser uno de los chicos ”, dice Siobhan Dunn, miembro de la junta del Women’s Bond Club en Nueva York, donde Benham fue una vez presidente. El análisis de valores requiere mucha atención a los detalles y “las mujeres son muy buenas en los detalles”, bromeó Benham una vez.

Cuatro años después Muriel Siebert fundó Muriel Siebert & Company, lo que le valió su puesto como la única mujer de 1365 hombres en la bolsa de valores de Wall Street. Esta intrépida corredora fue conocida como La Primera Mujer Financiera. También fue la primera mujer en convertirse en superintendente de banca del estado de Nueva York.

Fotografía: Wall Street

 

Aunque ella no tenía título universitario, Siebert se convirtió con éxito en uno de los nombres más populares de Wall Street. Sin embargo, no fue sino hasta 11 años después, que el Wall Street permitió a las mujeres entrar a las operaciones de bolsa.

A partir de entonces, las mujeres comenzaron a consolidarse en el mundo de las finanzas. Y 43 años después (a 226 años de historia de Wall Street), el máximo exponente del mercado bursátil recibió la primera mujer directora: Stacey Cunningham.

La sustituta de Thomas Farley, se convirtió en la directora número 67, fue seleccionada luego de que el Nasdaq eligiese por primera vez una mujer para dirigir la entidad. Su ascenso se convirtió en un hito histórico para los Estados Unidos.

La representante de la Bolsa de New York, comenzó su experiencia en este medio en el NYSE en 1994, como becaria, y de ahí fue escalando y rompiendo los paradigmas. Cunningham, es graduada en ingeniería industrial en la Universidad de Lehigh en Pensilvania, era la encargada de garantizar que las cañerías del parque neyorquino funcionaran a la perfección.

Fotografía: RTVE

Después de esto, vimos a otra mujer ascender. Jane Fraser, en febrero de 2021, se convirtió en la primera mujer en dirigir un banco importante de Wall Street, otras instituciones financieras han comenzado a mostrar señales de que, algún día, ellas también podrían ser dirigidas pronto por alguien que no sea un hombre blanco.

Este año, JP Morgan anunció que estaba promoviendo a dos mujeres ejecutivas, Marianne Lake y Jennifer Piepszak, para liderar conjuntamente el negocio de banca comunitaria y de consumo, su división más grande. Por otra parte, Morgan Stanley elevó recientemente a Sharon Yeshaya al puesto de directora financiera de jefa de relaciones con inversores, lo que provocó titulares de que se estaban rompiendo los techos de cristal.

Pero los cambios en los escalones más altos de estas gigantescas instituciones no deben considerarse una panacea para los problemas de desigualdad sistémica que aún  existen de forma muy marcada en los rangos inferiores y los bancos más pequeños.

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post