[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Lifestyle

Realeza sin filtros: Isabel II y sus entretenidos ‘hobbies’ anti-edad

31 julio 2021

La edad es real y marca el pasar de los años en la vida de alguien, sin embargo, la vejez puede que sea un estado mental. Así lo demuestra la Reina Isabel II quién aún con 94 años se deja ver montar a caballo, conducir su propio vehículo y hacer muchas de las cosas que siempre amó desde su juventud.

Es absolutamente admirable, cómo ella a su edad ha logrado a traer las miradas sorprendidas de la prensa al dejarse vez, desde el comienzo del confinamiento, montando a caballo en las inmediaciones del castillo de Windsor. La soberana se convierte en una muestra de jovialidad, a pesar de su edad, cuando fue vista a lomos de un poni de 14 años llamado Balmoral Fern en los terrenos que rodean su residencia oficial.

Un mes antes, comenzó a rodar en las redes una fotografía instantánea, en la que se le veía salir de un vehículo del palacio de Buckingham (Londres) el pasado 19 de marzo, junto con sus dos perros, Candy y Vulcan. La reina cumplió con sus obligaciones oficiales hasta el día anterior a decretarse las medidas de confinamiento, durante el año 2020. Pero ello no impidió que realizar luego varias apariciones controversiales, y si se quiere decir, muy hilarantes.

Una de las pasiones más intensas de Isabel II es la que posee por los caballos. La serie The Crown retrata muy bien cómo el mundo ecuestre supone para ella el perfecto salvoconducto para alejar la mente de sus deberes reales, pero la reina también lo demuestra por sí misma.

La revista británica Horse & Hound ha conseguido una confesión de Isabel en la que se sincera sobre cuáles han sido los caballos que más ha querido, de cuya compañía también han disfrutado varios miembros de su familia. En la lista aparecen algunos muy cercanos a su corazón por diferentes motivos, como el último caballo en el que se subió, Sanction, antes de decidir que su edad ya solo le permitía montar en ponis ya que son más seguros debido a su altura y su mayor lentitud. “Lo de Sanction era casi telepático y tenía un vínculo muy fuerte con su majestad”, explica a la revista el jefe de sus mozos de cuadra, Terry Pendry.

Otro de sus favoritos se llama Burmese, un regalo de la Policía Montada Real de Canadá en 1969, con el que desfiló en el Trooping the Colour durante 18 años, hasta que en 1986 decidió empezar a vivir el desfile por su cumpleaños desde un carruaje. El caballo con el que su hija la princesa Ana ganó el campeonato European Eventing celebrado en Burghley en el 71, Doublet, también se cuela en la lista de los más queridos. “La reina ha criado tanto al caballo como a la jinete”, comenta Pendry de forma cómica. Además, entre sus ocho preferidos se cuelan algunos ponis, incluido uno de raza Fell, como la del último que montó el pasado mes de mayo.

Entre los caballos de carreras a los que más aprecia la reina destaca el que probablemente sea el más especial para ella. Se llama Aureole y fue el primer caballo que heredó de su padre, el rey Jorge VI, quien lo crio personalmente. “Aureole estuvo en Sandringham Stud durante toda su etapa como semental, donde engendró muchos caballos de primera clase”, explica su gerente de carreras John Warren. Además, Isabel también adora a otros cuatro caballos de carreras: HighclereDoutellePhantom Gold y Estimate.

No hay duda de que además de disfrutar del mundo ecuestre, la reina de Inglaterra ha generado grandes vínculos con numerosos de caballos a lo largo de su vida. De la misma forma que lo ha hecho con sus preciados corgis, los perros favoritos de Isabel II. Y un sin número de placeres que sin importar la edad continúa disfrutando. (NF)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post