[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Business

Un liderazgo sin oficina: las claves del imperio de Marta Ortega, heredera de Zara  

8 septiembre 2021

Inditex ha estado liderado por años por un caballero, el mismo que ha convertido a la empresa en el gigante del retail con muchas marcas bajo su tutela como Zara, Bershka, Pull & Bear, etc. Esta semana Marta Ortega ha roto la hermética cultura empresarial de su familia al hablar (y protagonizar la portada) del semanario de The Wall Street Journal en una entrevista que demuestra un estilo de liderazgo tan personal como heterodoxo.

Portada: Wall Street Journal

Lo que ha creado este efecto de ondas en un estanque lleno de declaraciones a los medios, es que no ha roto su silencio en una plataforma cualquiera, sino en un medio de prestigio, referencia del sector financiero y norteamericano: el semanario de The Wall Street Journal. Y lo ha hecho, además, dejando a un lado la confidencialidad de siempre, posando para el fotógrafo de moda Steven Meisel y protagonizando una portada de titular llamativa: «Marta Ortega Pérez: el arma secreta de Zara».

Así es como la hija de Amancio Ortega, fundador de Zara, ha roto con la hermética cultura empresarial del creador de Inditex y ha dado un paso al frente en el liderazgo de la compañía. Aunque con muchos nuevos matices apalancados en las nuevas culturas sociales basadas en lo digital y la aspiración a ser influencers. Porque el estilo de liderazgo de Marta Ortega es tan personal e intransferible como heterodoxo.

Para empezar porque Ortega no ostenta un cargo ni forma parte del organigrama ejecutivo de la compañía. Ni si quiera tiene un despacho propio (su padre tampoco lo tenía) en la sede de Inditex en Arteixo y trabaja, según cuenta el medio norteamericano, en una mesa de trabajo que comparte con otros compañeros.

Y sin embargo, tal como ella cuenta, se reúne a diario con el jefe de operaciones financieras Miguel Díaz, con el que repasa, por ejemplo, cuáles son los productos más vendidos de la compañía a nivel global. También visita semanalmente las tiendas de Zara, se dedica a supervisar el diseño de la línea femenina y a gestionar la imagen de la marca o el merchandising. ¡En movimiento!.

Fotografía: Yahoo Vida y Estilo

Pero pese a una omnipresencia que alcanza departamentos muy diferentes (desde el estrictamente financiero hasta el diseño de las nuevas colecciones) Ortega confiesa que ignora las cuentas de la compañía que el año pasado registró unos ingresos netos de 19.800 millones de dólares. «Por supuesto que somos una gran compañía, pero siento que no es tan grande, no sé nada sobre las grandes cifras. Ni siquiera queremos hablar de ellas. En nuestro trabajo diario no es algo que nos preocupe», explica al Wall Street Journal.

Quizá, su atípico liderazgo encuentra explicación en el ejemplo de su padre. Más que  heredera de una compañía, Ortega se siente sucesora de una cultura empresarial que pone el trabajo en equipo y el capital humano en el centro del engranaje y su éxito. «No se trata de una persona haciendo un buen trabajo. Somos un equipo. Mi padre nunca fue el mejor en ninguna cosa en particular, pero fue el mejor en encontrar a la mejor persona para hacer cada cosa», explica.

Por la misma razón, su futuro y el del organigrama ejecutivo de la compañía siguen siendo un misterio que su primera entrevista en prensa no ha conseguido resolver. «Siempre estaré donde más me necesite la compañía», explica Ortega. «Nunca sabes tu futuro y yo estoy abierta. Pero para ser sincera, preferiría seguir estando cerca del producto. Creo que es lo que siempre hizo mi padre», añade dejando claro que seguirá ejerciendo un estilo de liderazgo discreto y más pegado al día a día de la marca que a las grandes decisiones ejecutivas.

«Marta es muy humilde, pero al mismo tiempo, por supuesto, tiene opiniones firmes sobre muchas cosas diferentes», explica al semanario norteamericano Pablo Isla, presidente de Inditex. Isla, en el cargo desde que en 2011 Amancio Ortega abandonó la presidencia de la compañía, desvela, sin embargo, que el papel de Ortega ganará más peso en los próximos años y podría estar vinculado a las políticas de sostenibilidad del imperio textil. (NF)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

No Content Available
Next Post