[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Mercado Women Interview

Un toque que salva vidas: las cuatro dimensiones de la lucha contra el cáncer

18 octubre 2021

A pesar de nuestra comprensión y avances en el manejo del cáncer de mama en los últimos 50 años, aún sigue siendo un problema de salud pública a nivel mundial, que plantea desafíos importantes. La posibilidad de palpar los tumores de mama ha facilitado el diagnóstico y la documentación desde la antigüedad. Las primeras descripciones de cáncer de mama se remontan alrededor de 3500 a.C., y durante los siglos siguientes, prevalecieron las teorías de Hipócrates y Galeno, atribuyendo la causa del cáncer de mama a un “exceso de bilis negra” y las opciones de tratamiento incluían uso de aceite de ricino y opio.

Existen factores de riesgo, que en este caso se traduce como cualquier causa
que incremente la posibilidad de tener cáncer de mama.

Existen factores de riesgo, que en este caso se traduce como cualquier causa
que incremente la posibilidad de tener cáncer de mama. Algunos no pueden modificarse como el sexo: ser mujer es el factor de riesgo más importante, los hombres también lo pueden padecer, pero su incidencia es 100 veces menor; edad: ser mayor de 50 años incrementa el riesgo; raza: es más frecuente en raza blanca; y factores hereditarios; por su parte existen otros que si se pueden modificar, como la descendencia: ya que aquellas mujeres que no tienen hijos tienen un riesgo aumentado respecto a las que si; edad del primer embarazo aumenta en 1,6 veces si es mayor de 35 años.

Aunque las estrategias de prevención reducen en cierta medida el riesgo, no pueden eliminar la mayoría de los casos que se presentan en los países en vías de desarrollo, donde el diagnóstico se realiza en estadios más avanzados, por tal motivo, la detección precoz en búsqueda de mejorar el pronóstico y la supervivencia de estos casos sigue siendo la piedra angular del control del cáncer de mama. Es importante el autoexamen mamario para poder detectar los primeros signos o síntomas, y acudir al ginecólogo o mástólogo oportunamente quien solicitará sonografía mamaria o mamografía según considere prudente.

Por suerte, todo esto ha evolucionado hasta poder hablar de genética y de los BRCA 1 y 2 para detectar posibles riesgos. Así conversa con nosotros la Dra. Patricia Polanco, Ginecóloga y Obstetra, en este Mercado Women Interview especial de cáncer de mama. Con ella, aprendimos a cómo concientizar y prevenir el cáncer de mama, con métodos para todas las edades.

Mientras la mamografía continúa siendo la herramienta más efectiva a la hora de detectar el cáncer de mama en sus estadios iniciales, los avances científicos han logrado diversificar las estrategias de tratamiento para adaptarlas a las particularidades de cada paciente.

A la hora de combatir el cáncer de mama se priorizan los tratamientos personalizados ya que de esta manera tenemos mayor probabilidad de respuesta al mismo. En este sentido, descubrimiento de varios tratamientos y su aplicación en República Dominicana, han traído una esperanza a las pacientes que hayan sido ya diagnosticadas con cáncer.

Tal como lo describen la Dra. Esthenia García, Oncóloga y Anjelina Taveras, Mastóloga de ONCONET Center, «estar a la vanguardia en tratamientos, junto a una detección temprana, pueden salvar cientos de vidas». En esta entrevista exclusiva, ellas nos comentan acerca de sus roles dentro de la batalla contra el cáncer y revelan cómo llevar a cabo una conversación positiva y realista con las pacientes y familiares.

El diagnóstico de cáncer de mama desencadena un impacto psicológico. La mayoría de las mujeres experimentan sentimientos de ansiedad, incertidumbre, miedo o depresión. Después, más allá de la noticia, está la esperanza. Uno de los problemas de esta enfermedad es el miedo que produce al asociarse inevitablemente a la idea de muerte. Adaptarse a vivir con una enfermedad exige tiempo, paciencia, apoyo e interés por participar en el cuidado de la propia salud. Vivir con una enfermedad plantea nuevos retos a la persona que la padece. Aprender a afrontar esos retos es un proceso largo. Entender qué te ocurre y participar activamente en el cuidado de la propia salud ayuda a afrontar los nuevos retos que van apareciendo.

La psicóloga, Sara Guerrero de Women’s Care Center, nos enseña en este Mercado Women Interview cómo podemos lidiar con estas emociones en un momento tan complejo. Esta exclusiva brinda herramientas para niños y adolescentes que padezcan la enfermedad; y por supuesto, también a los familiares que tanto sufren al momento de recibir la noticia. (KR)

 

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

No Content Available
Next Post