[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Business

Alice Zhang bajo la lupa de Holmes: la sombra femenina de las start-ups

24 agosto 2021

Si hay una cosa que juega en contra de las mujeres son las comparaciones y es lamentable cómo esta conducta se traslada al mundo de los negocios, poniendo a las mujeres a la sombra de sus predecesoras o compañeras, como es el caso de Alice Zhang y otras emprendedoras en el sector de la salud. Y sí, pasa en todos los niveles.

Cuando Alice Zhang, fundadora de Verge Genomics, se propuso en 2018 recaudar fondos para su puesta en marcha en el campo de descubrimiento de fármacos, los inversores seguían preguntándole sobre Theranos, la empresa de análisis de sangre dirigida por la empresaria Elizabeth Holmes que se derrumbó tras un escándalo.

Otros son parte del recordatorio. En un evento de la Universidad de Stanford, los organizadores querían que Alice Zhang hablara sobre Theranos. El público asistente no dejaba de hacer bromas sobre Holmes. Pero todo esto es una gran confusión, al creer que se trata de la misma propuesta de negocios.

Alice Zhang
Alice Zhang. Fotografía: Innovation Summit

La propuesta de valor de Verge Genomics, utiliza inteligencia artificial para agilizar el descubrimiento de fármacos terapéuticos. Eso era completamente diferente del negocio de Theranos de comercializar máquinas de análisis de sangre como herramienta de diagnóstico. La sombra de Holmes es enorme, ha sido acusada de fraude criminal, mientras que Zhang no ha hecho nada similar.

¿Dónde comienza el dedo culposo? En el patrón de desarrollo de su start-up. Cuando Verge Genomics recaudó fondos ese mismo año, un destacado columnista de la industria escribió un artículo que comparaba a Zhang con Holmes. Aunque las comparaciones se disiparon a medida que su empresa iba creciendo, Zhang a sus 32 años, dijo que escucha las mismas historias de otras fundadoras, «aunque no pueda ver similitud alguna además de que ambas somos mujeres en el ámbito científico».

En una entrevista con The New York Times, Zhang comenta la confusión que le ha generado este tipo de comparaciones al inicio de su carrera. Pero Zhang hace evidente que existe una generación de mujeres emprendedoras, en particular las de las ciencias de la vida, la biotecnología y la atención de la salud, que están operando bajo la sombra de Holmes.

Aunque Theranos cerró en 2018, Holmes sigue cobrando a la audacia de su historia, que ha impregnado la cultura popular y ha dejado una imagen aparentemente indeleble de cómo las fundadoras pueden traspasar los límites.

El error de una es la marca de muchas

Alice Zhang

La historia de Holmes es digna de los tabloides. Ella fundó Theranos a los 19 años de edad, y pronto fue aclamada como la próxima Steve Jobs, coronada como la multimillonaria más joven del mundo y el rostro de muchas portadas de revistas. Pero después de una investigación realizada en el 2015 por The Wall Street Journal se desataron una importante serie de interrogantes que le hicieron caer en desgracia. Su implosión capturó la imaginación del público, lo que llevó a un documental, un libro, un podcast y una próxima miniserie protagonizada por Amanda Seyfried.

Mientras tanto Holmes se prepara para ir a juicio en un tribunal federal en San José, California, por acusaciones de fraude a inversionistas, médicos y pacientes. Solo hay que esperar los efectos dominó del caso que están por comenzar. Expertos aseguran que a partir de este episodio las mujeres tendrán que demostrar que en verdad pertenecen al campo de las start-ups, previamente dominado por hombres. Aunque en los últimos años, se han tenido que enfrentar al obstáculo adicional de luchar contra las suposiciones de que puedan ser como Holmes, algo con lo que sus homólogos masculinos generalmente no han tenido que lidiar.

«Ya había un listón más alto antes de Theranos porque no encajamos en el patrón», dijo Falon Fatermi, quien co-fundó Node, una empresa de inteligencia artificial, y Fireside, una empresa de distribución de medios en medio de una entrevista a The New York Times. «Esto lo hace mucho más difícil».

Heather Bowerman. Fotografía: Innovators Under 35

Para Heather Bowerman, la fundadora de DotLab, los efectos de esto van a ser duraderos. Ella desarrolló una prueba para ayudar a identificar la endometriosis, un trastorno crónico, en 2016. En las reuniones con algunos inversores, dijo, a menudo se le pedía que explicara en qué se diferenciaría DotLab de Theranos. DotLab planeaba publicar sus resultados en revistas revisadas por pares, algo que Theranos nunca hizo.

Desde entonces, DotLab ha publicado resultados de estudios que validan sus pruebas en revistas revisadas por pares y reclutó un consejo asesor de médicos y científicos, y está llevando a cabo un ensayo clínico. La compañía recaudó 12 millones de dólares en fondos de riesgo en 2019. Aun así, el estigma de Holmes persiste, dijo Bowerman. «Todavía hoy veo dudas por parte de los capitalistas de riesgo tradicionales para financiar una empresa de diagnóstico», dijo. «Realmente reduce la lista a una breve lista de posibles inversores».

Alice Zhang
Julia Cheek, fundadora de Everly Health. Fotografía: Digital Healthcare Innovation Summit

Julia Cheek, fundadora de Everly Health, que proporciona pruebas de salud en el hogar a través de su subsidiaria, Everlywell, dijo en una conferencia en 2019 que las comparaciones con Holmes eran tan frecuentes que colegas y asesores incluso sugirieron que se tiñe el cabello para parecerse. Ambas mujeres tienen cabello rubio. Cheek no cambió el color de su cabello.

Ella atribuyó las analogías constantes al hecho de que pocas empresas fundadas por mujeres alcanzan un cierto tamaño y perfil, lo que magnifica las acciones de las que lo hacen. «Las mujeres fundadoras tienen que vagar por este tipo de preguntas que sus homólogos masculinos disfrutan hacer y a las que simplemente no estamos obligadas a responder”, dijo.

Las comparaciones frecuentes son perniciosas, dijeron muchos empresarios. En las conversaciones con los inversores, las fundadoras suelen responder a lo que los investigadores llaman preguntas de «prevención», que se formulan negativamente y están diseñadas para evitar pérdidas. Pero a los fundadores masculinos se les hacen con más frecuencia preguntas de «promoción» sobre las posibilidades de una nueva empresa, lo que les permite centrarse en sus esperanzas e ideales, según investigadores de London Business School y Harvard, contrario a las mujeres.

Algunas mujeres dijeron que también se sentían atrapadas en un ecosistema de puesta en marcha que venera las empresas audaces y disruptivas, y los inversores a menudo perdonan a quienes infringen las reglas o toman atajos en pos del crecimiento. (KR)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

No Content Available
Next Post