[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Working Mothers

¿Cómo fomentar el liderazgo en los niños?: ‘De tal palo, tal astilla’

4 octubre 2021

El liderazgo en los niños puede ser una habilidad que se le deje al tiempo y al crecimiento, o bien, puede ser algo que cultives con tus acciones. En tal sentido, para permitir que tengan el máximo desempeño en sus vidas, es ideal que cuidemos nuestras palabras para así, llevarlos por el camino correcto.

Angela Karanja, una psicóloga de adolescentes y experta en la crianza de los hijos adolescentes, destacó que el comportamiento, los valores, las creencias y las actitudes se transmiten fácilmente a través de la observación, la audición y la imitación de los demás. «Como jóvenes con cerebros no desarrollados, los niños no tienen mucha agilidad mental o capacidad para cuestionar lo que se les presenta, ya sea bueno o malo», dice Karanja. «Cuánto más joven es el niño, más condenatorios son los efectos. La mente subconsciente está abierta, dando paso a todo tipo de sugerencias sin distinción. Imagine una tierra fértil; cualquier semilla que caiga sobre él, crecerá y producirá su especie».

En este sentido, aquí están las principales cosas de las que nunca debes hablar con tus hijos, si lo que deseas es cultivar el liderazgo en los niños:

Hablar de forma negativa de las personas: socios, ex socios, familiares…

Muchas madres tienden a hablar mal de otros miembros de la familia frente a sus hijos, más aún con ira o venganza. Lo que no se tiene en cuenta en estos casos, es que los hijos son una mezcla de ambos padres, según Angela, atacar a uno de ellos es atacar una parte del niño.

liderazgo en los niños

Ella agregó: «Esto puede crear una división interna y destrozar al niño porque hay disonancia en el corazón del niños y porque una parte de ellos o de su familia está siendo odiada».

Intenta resaltar las cualidades positivas de las personas y reserva las discordias en la privacidad, lejos de la crianza de los niños para fomentar el liderazgo en los niños.

Temor a las responsabilidades de adulto

Evita conversar frente a tus hijos de preocupaciones sobre el dinero y enfermedades, aconseja Angela, ya que los niños modelan la vida de los padres y cómo los padres interpretan el mundo. Si los padres continuamente traen a colación sus preocupaciones económicas, este miedo es transferido a sus hijos y dañas la posibilidad de liderazgo en los niños.

Esto es una carga porque los niños ahora están preocupados y estas son responsabilidades de los adultos que los niños no tienen el poder de aliviar. «Cuando los padres hablan de las preocupaciones de los adultos a los niños, ponen a sus hijos en una posición desesperada e indefensa que se sabe que interfiere con el desarrollo infantil normal», asegura Angela.

Auto-destrucción

Los padres nunca deben usar un lenguaje autodestructivo y de autodesprecio como ‘soy un fracaso’, ‘no puedo hacer nada bien’, ‘soy una inútil’, ‘estoy gorda’, ‘nunca llegaré a ser cualquier cosa’, o, ‘soy fea’. Nada más determinante en el liderazgo en los niños.

Al hacer esto en presencia de los hijos, los padres están enseñando mediante el ejemplo de que está bien no tener fe en uno mismo.

Expresar arrepentimiento por la existencia del niño

Declaraciones como, ‘nunca debiste haber nacido’, nunca deben decirse a los niños, incluso si, como madre, sientes que es cierto. Angela comparte: «lo mejor sería aceptar que el niño está aquí y prepararse para hacer lo que sea necesario para apoyarlos en la vida a la que han llegado».

liderazgo en los niños

De acuerdo a las investigaciones, aquellas palabras y actitudes que les quitan el poder contribuyen a sus propias creencias en sí mismas, a su baja autoestima y a su identidad dañada. «Como psicólogos, sabemos que las creencias de las personas tienen un efecto profundo en su estima y habilidades», dice Angela.

Trata de fortalecer su autoestima y autoeficacia, con palabras de aliento y brindándole un enfoque más positivo de los errores. Aprender que algunas veces se gana y otras se aprende, es esencial para cultivar líderes.

Decirle cómo sentir o no sentirse

La experta en paternidad es específica cuando prohíbe limitar las emociones diciéndolo a los niños que no estén tristes, o frases como, ‘no puede ser tan malo, eso no es nada’. Igual sucede cuando se fomenta la creencia perjudicial de ‘mantén la calma y sonríe incluso cuando te duele el corazón’.

Queremos que los niños comprendan que ‘está bien no estar bien’ ya que estos son procesos biológicos y saludables en nuestro cuerpo. Una vez que los padres han validado sus sentimientos, pueden educarlos sobre su propio poder individual.

Compararlos con otros

«Cuando se trata de comparar a las personas, especialmente a los jóvenes, la investigación ha encontrado que la comparación puede llevar a que el niño se devalúe a sí mismo o que devalúe a los demás», dice Angela. «De cualquier manera, esto mata la confianza y la coherencia de la humanidad. La comparación desde el punto de vista de que no son lo suficientemente buenos puede ser desmoralizante y deprimente. Comparándolo desde el punto de vista de que son mejores que otros, puede llevar a faltarle el respeto a los demás», añade.

Comentarios y respuestas estereotípicas

‘Los hombres no lloran’, o, ‘las niñas buenas se sientan en silencio’, son ejemplo de un comentario estereotipado y Angela destaca lo dañinos que pueden ser por más sutiles que se presenten. “Imagínese decirle constantemente a los niños que no se expresen. Aprenden a estar callados, a seguir adelante, a no escuchar su intuición. Entonces, ¿qué pasa cuando se abusa de ellos?»

Elogios generalizados

También se deben evitar los elogios generales y decir cosas como ‘eres perfecto’. Si bien los elogios son un motivador positivo para todos los seres humanos, es importante que el elogio sea veraz y específico.

Cuando una madre le dice a su hijo que es perfecto, crea un entorno en el que no espera ni puede ocurrir más crecimiento. Angela dijo: “Decirle a un niño que es perfecto puede evitar que pruebe cosas nuevas por temor a no alcanzar estándares similares, establecidos por la sugerencia de perfección de los padres. Esto interfiere con la mentalidad de crecimiento y puede generar procrastinación, ya que el niño siempre puede estar esperando cuando sea el momento perfecto para alcanzar esa perfección que se ha sugerido que es».

Criticar su apariencia física o el peso de otros

En otra parte, el fundador de Guide Education de Leon Hady, dijo que nunca se debe hablar o criticar la apariencia o el peso, propio o de los demás frente a los niños. Una imagen corporal positiva a menudo está relacionada con una mayor autoestima y un comportamiento saludable. Sabemos que los niños aprenden mirando y escuchando.

liderazgo en los niños

Criticar su propio cuerpo u otros frente a su hijo puede parecer inofensivo porque no está dirigido a su hijo, pero los niños a menudo internalizan estos mensajes y pueden comenzar a afectar la forma en que se sienten sobre sí mismos.

Leon dijo: “Criticar su propio cuerpo envía el mensaje de que el valor de su hijo está intrínsecamente vinculado a su apariencia. Hablar abiertamente sobre querer que cambien aspectos de su cuerpo puede hacer que los niños interpreten los cuerpos como ‘buenos’ si cumplen con ciertos estándares de belleza o como ‘malos’ si no lo hacen. Trata más bien, de hablar sobre cuerpos que vienen en diferentes formas, tamaños y colores y lo increíbles que son nuestros cuerpos les muestra a sus hijos cómo amar y aceptar los suyos».

Resolución de problemas

Leon también escribe que la forma en que se llevan los adultos dentro del mismo hogar juega un papel importante en el bienestar de un niño y su comprensión de las relaciones. Dijo que las discusiones y los desacuerdos son perfectamente normales, pero lo que importa es cómo los niños comprenden las consecuencias de estos desacuerdos.

Las investigaciones han demostrado que cuando los niños están expuestos de manera constante y repetida a conflictos, particularmente cuando se han elevado los ánimos, se levantan las voces y se usa un lenguaje negativo, pueden desarrollar un aumento de la frecuencia cardíaca y respuestas de la hormona del estrés.

Es necesario comprender que el conflicto es parte de toda relación humana, y puedes estar segura de que los niños siguen el ejemplo del modo de resolución. Mirar a los adultos alcanzar acuerdos, de forma madura, les ayudará a crear relaciones resilientes con la posibilidad de navegar positivamente en las emociones. (KR) liderazgo en los niños

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post