[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

La batalla femenina por la presidencia de Francia: dos caras de la misma moneda 

15 septiembre 2021

D

os políticas francesas iniciaron por primera vez en la historia del país, sus campañas electorales buscando convertirse en la primera mujer en ocupar la presidencia de Francia en el año próximo. Las postulaciones de la ultraderechista Marine Le Pen y de la alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo eran ampliamente esperadas, y se suman a una creciente lista de rivales del presidente centrista Emmanuel Macron. Esto incluye batallas entre múltiples candidatos potenciales de la derecha, incluyendo otra política: Valerie Pecresse.

Fotografía: Spectatoworld

Hidalgo, quien ya tiene 62 años de edad, es alcaldesa de la capital francesa desde el 2014 y según las encuestas es considerada la favorita para ganar la nominación del Partido Socialista. Ella lanzó su candidatura en la ciudad noroccidental de Ruan.

“Quiero que todos los niños de Francia tengan las mismas oportunidades que yo tuve”, dijo, invocando sus raíces. Hidalgo es hija de inmigrantes españoles que huyeron de su país en busca de libertad durante el régimen del dictador Francisco Franco.

“Humildemente (…) he decidido ser candidata a la presidencia de Francia”, dijo Hidalgo en su discurso de unos 20 minutos, en el que cargó contra los cinco años de presidencia de Macron quien, a su juicio, “dividió como nunca” a los franceses, “agravó” los problemas sociales y “dio la espalda a la ecología”.

Hidalgo ha fijado durante su candidatura muy clara la posición que tiene con respecto al medioambiente. Ella reveló que parte de su agenda será dar una orientación ecológica a la economía, “acompañar a los trabajadores que están en actividades contaminantes” y “no dejar por el camino a las clases medias y a los sectores populares”.

Justificó también una de sus propuestas conocidas que más reacciones están suscitando, la de duplicar el salario de los docentes y aumentar con carácter general el salario de los funcionarios y del personal sanitario.

Ha hecho notar que en Francia los profesores ganan la mitad que en Alemania o en Holanda “cuando tienen una función esencial» y señaló que «la política es fijar prioridades”. Además, ella insiste en su idea de “un plan quinquenal para la transformación ecológica”, que debe servir para orientar el gasto público y la inversión privada.

Fotografía: el economista

Por su parte, Le Pen, de 53 años, líder del partido Agrupación Nacional, comenzó su campaña en la ciudad sureña de Fréjus con la promesa de defender la “libertad” francesa. Reiterando un mensaje de la extrema derecha que, según los críticos, ha vilipendiado a las comunidades musulmanas.

Le Pen prometió ser dura con “las partes de Francia que han sido talibanizadas”. En un discurso ante cientos de militantes en Fréjus (sureste) en el que presentó la lucha por el control de la inmigración como su gran prioridad si conquistara el Elíseo.

Ella insiste públicamente en que «en Francia los franceses tienen derecho a vivir como franceses», en que no habrá ningún lugar del país donde no se aplicará la ley y en que «los delincuentes franceses irán a prisión y los extranjeros al avión». Una forma de decir que serán expulsados. Reconocidos periodistas locales comienzan a acuñarle la incitación al odio racial y el ataque a los musulmanes, algo que podría afectar fuertemente su candidatura a la presidencia de Francia. Sin embargo, ella expresó no sentir ninguna presión, ni arrepentimiento de haber dicho «lo que es mejor para los franceses». (NF)

 

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post