[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Influencers

Mikaela Loach: una generación de ‘influencers’ verdes que transforman las RRSS

21 julio 2021

La generación Z es una de las más fuertes en cuanto a movimientos sociales y activismo se refiere. Están tan familiarizados con el internet, que el término ‘globalización’ es parte de su forma de pensar y sentir. Mikaela Loach tiene 23 años, es estudiante de medicina y activista climática, una ‘z’ con todos los hierros.

De hecho, a juzgar por la cantidad de seguidores que tiene, ella es una influencer aunque en sus redes no hay la conocida oda al lifestyle que hace la juventud. Más bien encontrarás a una joven comprometida con lograr que un movimiento climático, hasta ahora liderado por activistas como Greta Thunberg o Jamie Margolin, sea más inclusivo.

Entre sus osadas aventuras, Loach ha logrado unir fuerzas con otras activistas para solicitar una revisión judicial a la estrategia de la Oil & Gas Authority del Reino Unido, que permita acelerar la recuperación económica de las reservas de hidrocarburos del país. «El gobierno está pagando a las empresas miles de millones en dinero público para extraer hasta la última gota de petróleo del Mar del Norte, cuando en lo que tendría que centrarse es en descarbonizar la economía del Reino Unido», asegura.

Una de las características más atractivas del liderazgo de estas jóvenes, es su capacidad de afrontar los asuntos globales con ligereza. Para ellas, con solo alzar su voz es posible cambiar todas las cosas. Los mensajes de Loach a través de sus plataformas sociales y sus acciones en la vida real, pretende continuar el sendero iniciado por los activistas holandeses que llevaron a juicio contra Shell. Su victoria aplastante, ha forzado a la petrolera a comprometerse con reducir sus emisiones de carbono un 45% para el año 2030.

Ella con el tiempo logró hacer la amalgama perfecta de todas sus preocupaciones: crisis climática, refugiados, injusticias raciales y el colonialismo. «Hace dos años, cuando hablaba sobre la necesidad de mencionar el antirracismo en el movimiento climático, me decían que hablar de racismo en ese contexto no hacía más que diluir el movimiento, que no teníamos tiempo para tratar los dos problemas a la vez», dijo la activista a los medios.

Y esto es precisamente lo que ella considera su propósito. «Me sorprende que la gente se sorprenda de que la Familia Real británica sea racista ¿Cómo creéis que obtuvieron su dinero? A través del colonialismo, de la explotación, de la violencia, de la esclavitud…», comenta en unos de los vídeos de su perfil.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by mikaela loach (@mikaelaloach)

Loach y Thunberg han demostrado que las redes sociales no son solo odio y vida posada, sino que el activismo puede tener cabida en el mismo espacio en el que se abusa de los filtros y las sonrisas falsas. Algo con lo que no coincide Malala Ypusafzi, que recientemente explicaba así su postura acerca de las plataformas sociales en la revista Vogue. «El activismo está asociado ahora a los tuits. Esto tiene se cambiar, porque Twitter es un mundo completamente diferente».

Si aún no sigues a estas activistas, es bueno que le des una mirada. Ellas han demostrado con mucha fuerza que en Instagram hay lugar para algo más que la vanidad. (KR)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post