[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Business

Requisitos para la discriminación: inmigrantes dominicanas en cifras españolas

22 julio 2021

La recuperación económica de República Dominicana ha estado soportada en gran medida por la recepción de remesas. Los trabajadores migrantes son parte del espectro que garantiza un flujo internacional de dinero importante para el país de origen, cuando sus circunstancias lo permiten. En España la brecha salarial, es un padecimiento que va más allá del género, empeorando la situación si eres extranjera y, sobre todo, latinoamericana lo que le da fuertes rasgos de discriminación.

Mismo trabajo, mismo sueldo sería lo justo, pero los latinoamericanos ganan de media casi un 37% menos que el resto, el equivalente a 10,876 dólares menos de salario mínimo al año, según datos del Instituto Nacional de Estadística en España. Caso contrario a los trabajadores que llegan de otros países pertenecientes a la Unión Europea, con una afectación del 16%, unos 4,886 dólares menos al año.

Hasta el años 2019, República Dominicana llegó a contabilizar 1,558,668 inmigrantes, lo que supone un 15.5% de la población de la isla. Si miramos el ranking de emigrantes de ese año tenía una masa media, ocupando el puesto número 144 de los 195 países que conformaban el ranking de emigrantes.

De esta cifra más de la mitad de los inmigrantes son mujeres, con 914,729 en total, estaríamos hablando de un 58.68% del total de emigrantes, superior a la masculina. ¿Qué sucede si a esta discriminación racial le sumamos la de género?, ¿Realmente existe un rechazo o estamos hablando de estatus de legalidad? ¿Cómo afecta esto a las familias y por consiguiente al flujo de remesas hacia el país?

discriminación
Ana María Corral. Fotografía: Despacho 505

Ana María Corral, responsable de Migraciones en el sindicato Unión General de Trabajadores (UGT), explicó recientemente que una de las razones de esta brecha salarial es que los latinoamericanos ocupan muchos de los trabajos que tienen menores salarios en España, incluso después de haber adquirido la doble nacionalidad.

Lograr la nacionalidad española no es una garantía de mejora laboral, pues la mayoría se mantienen concentrados en trabajos como el servicio doméstico o la hostelería donde cobran menos, sobre todo si son mujeres, y donde representan en España más de un tercio de los trabajadores de esas ocupaciones.

Corral alerta de que en los últimos meses han ido en aumento las noticias de discriminación y explotación laboral de extranjeros e incluso de trata de personas, por lo que el sindicato aboga por reformas legales con mayores sanciones como una muestra para que la sociedad vea cómo se castigan estos actos. Es necesario implementar políticas que eviten que el lugar de origen condicione el salario: muchas latinoamericanas que hacen trabajos mal pagados en España eran doctoras o ingenieras en sus países de origen.

Las dificultades para la homologación de títulos, que puede demorar años, siendo otra de las trabas. Esto podría ser catalogado como la política de lo absurdo, teniendo en consideración que si se suma la población extranjera a la de los españoles, estos superan el 16% de la población, ¿podría esto estar negando el desarrollo económico aún mayor del país?

Detrás de los datos, la agencia de noticias Efe saca a la luz historias como la de Carina, que ha pasado por los mismos trabajos que la mayoría de inmigrantes y solo por serlo se le pagaba menos. La joven contó cómo en su contrato colocaron en su grado de estudio bachiller, pese a tener títulos universitarios, para pagarle menos, algo que considera que la Administración no debería permitir si ejerciera mayor control.

Actualmente, existen asociaciones como Rumiñahui, para apoyar a los migrantes, de mayoría latinoamericanos, pero queda mucho por hacer para acabar con esa discriminación salarial y otros problemas que padecen. Nuevas políticas que incluyan equidad de género y salarial entre sus estatutos es lo que el mundo necesita. (Por: Karime Rivas)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

No Content Available
Next Post