[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Health

Lisa Odenweller: la unicornio de ‘dos cuernos’ lo hace de nuevo con Kroma

22 julio 2021

Para provocar el nacimiento de una empresa unicornio, en un sector altamente explotado como el Health & Wellness tiene su mérito y requiere de mucha visión. Lisa Odenweller lo logró dos veces. Ella descubrió su vocación por los alimentos saludables a sus 30 años, luego de que su esposo e hijos presentaran fuertes problemas de salud se dio cuenta de que cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de tomar el control de su propia salud y bienestar a través de lo que comemos y bebemos.

Fotografía: Pacific San Diego

La visionaria se convirtió en fundadora y CEO de Kroma, una empresa de superalimentos y salud funcional de primera calidad, que tiene la misión de simplificar el bienestar nutricional a través de productos superiores, ricos en nutrientes y deliciosos diseñados para brindar resultados al cambiar comportamientos arraigados en las personas. Es un enfoque de bienestar con un toque psicológico.

La marca se convirtió en un auténtico unicornio, saliendo al mercado con una ronda semilla de 5,5 millones de dólares y con el respaldo de celebridades en un 90% de inversiones de mujeres notables como la actriz y empresaria Gwyneth Paltrow, la actriz y comediante Amy Shumer, la autora y filántropa Jessica Senfield, la filántropa Stephanie Coleman junto con inversiones adicionales de Roth Capital Partners, el CEO de Beautycounter Gregg Renfrew, King Point Capital, la estrella de la WNBA Skylar Diggins, la productora Fiona Rudin, la empresaria Noria Morales, el ex CEO de Twitter Dick Costolo y otro árbitros de la industria que impulsaría y apoyar la misión de la marca.

Lisa Odenweller
Fotografía: The Coast News

Este éxito no llegó de un momento a otro, Odenweller se destacó con el liderazgo de la empresa Beaming, una de las más respetadas y de más rápido crecimiento. Con un capital semilla de 4,5 millones de dólares ella transformó a la compañía en 10 cafeterías al sur de California, combinando con éxito la pasión del empresario por las industrias culinarias y del bienestar.

El proceso de recaudación de fondos de Kroma muestra el poder que el networking puede tener en los negocios, la red más próxima a ella se convirtió en su ronda de inversión. Pero antes, ella tuvo que atravesar cinco fases muy personales, que las ha hecho públicas con todos sus altibajos y el aprendizaje que trajo consigo el proceso.

En una primera fase, Lisa Odenweller tuvo que aprender a detenerse antes de comenzar. Después de elaborar un sólido plan de negocios y pruebas de concepto por más de un año, el mundo cerró por el covid-19 por una profunda crisis de salud. «Inmediatamente tuvimos que detener todos los esfuerzos de recaudación de fondos y reflexionar sobre lo que podíamos hacer mientras tanto, mientras el futuro de todos los negocios seguía siendo impredecible», declaró Odenweller. Tuvieron que aprender no solo a sobrevivir, también a perseverar y hacer despegar el negocio.

Fotografía: Kroma Wellness

Con la pandemia en pleno apogeo, Odenweller ansiaba tener algo de contacto físico, su programa no podía quedar en el olvido mientras esperaba una reapertura mundial sin fecha. Ella en ese momento decidió convocar a sus amigos más cercanos a ser parte de 5 días de ‘reset’ que luego se convirtió en el producto bandera del programa.

Este enfoque poco ortodoxo de dar a conocer su producto, provocó que a partir de ahí Kroma comenzara ofrecer una explosión única que se fue extendiendo de boca a boca mucho más allá de su red personal y atrajo a varios inversionistas pequeños, pero de los más dinámicos y exitosos del mundo.

No todo fue siempre sobre ruedas y cuando en una tercera fase, Lisa Odenweller trató de reiniciar los esfuerzos por hallar capital quedó más que claro que no era el momento para hacerlo. «Antes de la pandemia éramos una empresa que podía recaudar millones de dólares, y aunque los grupos de riesgos estaban interesados, ninguno llegó siquiera a considerar sacar un cheque. Después de muchos no, supe que tenía que cambiar el enfoque rápidamente o la marca no llegaría ni siquiera a la línea de salida», dijo Odenweller. Ella conoció el rechazo fundamental de todo emprendimiento.

Lisa Odenweller
Fotografía: Beaming

Cuando Lisa acudió de nuevo a su red de contactos, se dio cuenta del potencial oculto en sus amigos y el testimonio que ellos podían dar del consumo de sus programas. Ella descubrió que su proceso de crecimiento se había convertido en un experimento social, que le llevó a ubicar los inversores ideales. Odenweller necesitaba gente influyente que no sólo se preocupara por su rendimiento fiscal, sino en generar un impacto real. No solo encontró las inversiones que se necesitaban, sino que también encontró un grupo de personas que querían ayudar, asesorar y apoyar a Kroma de muchas maneras.

Fue cuestión de tiempo para que ella tuviese una comunidad construida. «El grupo inversor fundador de Kroma se ha convertido ahora en una comunidad y en una incubadora interna de algunas de las mentes empresariales más brillantes del mundo. Si bien el covid-19 creó desafíos casi insuperables para nosotros y para muchos otros, también ha despertado a las masas a la adopción de mejores hábitos de salud y, debido a eso, en gran parte pudimos obtener el nivel de apoyo que obtuvimos», cuenta Lisa.

Lisa Odenweller
Fotografía: WWD

El aprendizaje clave de su trayectoria, fue cómo mitigar las tensiones entre amistades cuando se trata de conseguir capital de inversión, cuando todos los bancos o principales financiadoras no quieren arriesgarse. Explicar el préstamo o la participación en el capital con mucha claridad para potenciar a los participantes y alentar preguntas, recomendar amigos y parientes, comunicar el riesgo con honestidad, y finalmente, informar a los posibles inversores que esperan lo peor y aconsejarles que solo inviertan el dinero que se puedan permitir invertir, son algunas de las cosas que se pueden hacer.

Lisa Odenweller siguió este camino y durante un clima económico extremadamente inestable logró construir el equipo de sus sueños de inversionistas que resultaron ser principalmente mujeres. El camino hacia los resultados suele ser circular. El resultado final es una situación desafiante que en realidad obligó al equipo de Kroma a pensar en la recaudación de fondos de manera diferente, enfocándolos en el uso de redes personales e intuición para hacer despegar la marca de una manera que se sintiera adecuada para todos los involucrados. (NF)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post