[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
Leadership

Claudia Mansfield: la dominicana que rompió el ‘techo de cristal’ en la ONU

21 julio 2021

La Misión Permanente de las Naciones Unidas ha sido fundamental para garantizar la participación activa de República Dominicana en las iniciativas involucradas con los derechos humanos. Recientemente, y por primera vez en casi 30 años, República Dominicana resultó electa para ocupar una de las vicepresidencias de la Segunda Comisión del 76a período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas para el período 2021-2022 y a manos de una mujer: Claudia Mansfield La Rue. 

Claudia Mansfield la Rue ha sido ascendida al rango de Consejera, y está fungiendo como Coordinadora de los trabajos de la Segunda Comisión a lo interno de la Misión.

En 2011 Mansfield comenzó su trayectoria profesional en el Servicio Exterior como Primera Secretaria ante la Misión Permanente de República Dominicana ante las Naciones Unidas. A partir de ese momento se enfocó en trabajar temas relativos a las dimensiones económicas y medioambientales del desarrollo sostenible. Tuvo la oportunidad de participar activamente en los procesos y negociaciones que culminaron en la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Más tarde, Claudia Mansfield tuvo el honor de ser la negociadora principal, representando a los 134 países que componen al Grupo de los 77 + China, en importantes resoluciones relativas a las asociaciones mundiales de colaboración y al comercio internacional. 

Este año Claudia Mansfield la Rue ha sido ascendida al rango de Consejera, y está fungiendo como Coordinadora de los trabajos de la Segunda Comisión a lo interno de la Misión. Al mismo tiempo, fue electa para la Vicepresidencia del Buró de la Segunda Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, representando a los 34 países que componen el Grupo de América Latina y el Caribe (GRULAC). Cabe destacar que es la primera vez en la historia que la República Dominicana asume este importante rol. También, es la primera vez en la historia de las Naciones Unidas que el Buró de esta Comisión, encargada de los temas económicos y financieros, está compuesto en su totalidad por mujeres diplomáticas.

¿Cuál será su agenda profesional a partir de ahora? 

Claudia Mansfield: Como Vicepresidenta del Buró de la Segunda Comisión, estoy a cargo de darle seguimiento a los temas del clúster de políticas macroeconómicas y de financiamiento para el desarrollo. Mi labor consiste en coordinar el trabajo de los facilitadores de las resoluciones sobre estos temas, que incluyen el sistema financiero internacional, la inclusión financiera, la promoción de inversiones y el financiamiento para el desarrollo. También tengo la responsabilidad de comunicarle al GRULAC sobre las decisiones que el Buró está tomando y velar por los intereses del Grupo.

Como Coordinadora de los temas relativos a la Segunda Comisión mi labor consiste en la elaboración, ejecución e implementación de la agenda de trabajo estipulada, como son la negociación de resoluciones, la organización de la participación de delegaciones dominicanas en conferencias y reuniones en la sede y asegurar la visibilidad nacional en los foros relevantes a través de discursos e intervenciones.

¿La mujer ha experimentado algún retroceso en materia financiera luego de la pandemia? 

Claudia Mansfield: En Naciones Unidas decimos que la pandemia tiene cara de mujer. Según el último informe del Secretario General sobre los Progresos realizados para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las repercusiones socioeconómicas de esta pandemia han afectado negativamente a los avances recientes en materia de igualdad de género.

Las mujeres dedican unas 2,5 veces más horas que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado.

Si tomamos ​​los últimos datos recogidos sobre 90 países y territorios entre 2001 y 2019, estos indican que, en un día promedio, las mujeres dedican unas 2,5 veces más horas que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. También, sabemos que en 2018, el 81 % de los 69 países y territorios que disponían de datos necesitaban mejorar sus sistemas de seguimiento de las asignaciones presupuestarias para la igualdad de género. En el contexto de la pandemia de COVID-19, fortalecer esos sistemas mediante el uso integral de herramientas de presupuestación con perspectiva de género contribuirá a orientar mejor los recursos hacia una recuperación con perspectiva de género. 

Algunos analistas le atribuyen a la mujer la máxima exponencia de la economía circular, ¿Es esto cierto? ¿A qué se debe?  

Se podría decir que la economía circular tiene rostro de mujer, al igual que la pandemia.

Claudia Mansfield: La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de cuidar el medio ambiente. Esta se basa en minimizar los desechos y maximizar el uso de los recursos. Se podría decir que la economía circular tiene rostro de mujer, al igual que la pandemia. Según la arquitecta serbia Maja Lalic, las mujeres están más dispuestas a cambiar sus hábitos diarios en aras de la protección del medio ambiente y del bienestar de sus familias.  Esta experta en materia de género y cambio climático expone que somos más influyentes cuando se trata de decisiones tales como el consumo de energía, la compra de alimentos y ropa, la cocina, la reutilización de envases, la reparación de la ropa, la separación de residuos, etc. También, dada nuestra naturaleza como cuidadoras, las mujeres estamos más dispuestas que los hombres a invertir nuestra energía y paciencia para influir positivamente en otros miembros de nuestras familias, vecinos o colegas. 

¿Cuál ha sido el aporte femenino al desarrollo sostenible? 

Las Naciones Unidas reconoce la función y contribución decisivas de las mujeres de las zonas rurales en el desarrollo agrícola, incluidas las pequeñas productoras y las agricultoras.

CM: En Naciones Unidas decimos que no puede haber desarrollo sostenible sin equidad de género. Incluso, cuando estábamos negociando los ODS, algunos países propusieron que todos los Objetivos tuvieran un componente de género, por tratarse de un tema transversal tan importante.  Uno de los principios de la Agenda 2030 es no dejar a nadie atrás. Si dejamos a las mujeres atrás, estamos dejando atrás a más de la mitad de la población a nivel mundial.  

Para poner un ejemplo, las Naciones Unidas reconoce la función y contribución decisivas de las mujeres de las zonas rurales en el desarrollo agrícola, incluidas las pequeñas productoras y las agricultoras, y de las mujeres indígenas y las mujeres de las comunidades locales, así como de sus conocimientos tradicionales, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural.

En materia de sostenibilidad, ¿A qué políticas deberían responder las naciones para garantizar un sistema sostenible que además garantice la equidad de género?

Es necesario el liderazgo y la participación plena, efectiva y equitativa de las mujeres en la toma de decisiones en el diseño, la presupuestación, la aplicación y el seguimiento de las políticas

CM: En la Declaración Ministerial adoptada el pasado 15 de julio por consenso durante el Foro Político de Alto Nivel,  los países reafirmamos que para lograr sociedades inclusivas, sostenibles y resilientes, es necesario el liderazgo y la participación plena, efectiva y equitativa de las mujeres en la toma de decisiones en el diseño, la presupuestación, la aplicación y el seguimiento de las políticas y los programas que afectan sus medios de vida, su bienestar y su resiliencia. La Declaración a su vez reiteró la urgencia de garantizar la igualdad de acceso de las mujeres a la tierra y a los recursos naturales, así como su control. Los Estados Miembros reafirmamos por igual nuestro compromiso de prevenir y responder a la violencia de género, la explotación y el abuso sexual, el acoso sexual y las prácticas perjudiciales.

Los problemas globales necesitan de soluciones globales, ¿Cuál es el papel de República Dominicana dentro del multilateralismo (desde la ONU) en la resolución de los problemas globales, como el cambio climático y desigualdad económica, y qué se va a hacer para fortalecer este papel?

República Dominicana, como pequeño estado insular en desarrollo, es muy vulnerable a los efectos del cambio climático, y jugamos un papel muy activo, desde diversos ámbitos.

CM: La República Dominicana, como pequeño estado insular en desarrollo, es muy vulnerable a los efectos del cambio climático, y jugamos un papel muy activo, desde diversos ámbitos.  Por ejemplo, en Naciones Unidas formamos parte de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS por sus siglas en inglés), una coalición de 39 países formada hace 30 años, que ha desempeñado un papel decisivo en la configuración de los resultados de la Conferencia de las Partes 23 y del Acuerdo de París, asegurando un fuerte enfoque en los pequeño estado insular en desarrollo  en el contexto del Acuerdo. También, este año la República Dominicana, a través del Ministerio de Energía y Minas, es país Campeón de la región de América Latina y el Caribe en el Diálogo de Alto Nivel sobre Energía, a realizarse en septiembre de este año. A través de nuestra participación en estos grupos e iniciativas estamos promoviendo el desarrollo sostenible de nuestro país y encarando la desigualdad económica. (Por: Karime Rivas)

Suscríbete a la revista y regístrate a nuestros newsletters para recibir el mejor contenido en tu buzón de entrada.

CONTINÚE LEYENDO

Related Posts

Next Post